Nostalgias por La México

La plaza de toros cumplió 68 años y sus invitados especiales no podían faltar a este acontecimiento

Ciudad de México

5 de febrero de 1946. La Plaza de Toros México abre sus puertas con el graderío a reventar y un cartelazo: Manuel Rodríguez Manolete, Luis Castro El Soldado y Luis Procuna comenzaban a tejer la historia del coso más grande del mundo, en la que el diestro español cortaba un apéndice a Fresnillo, un precioso ejemplar de San Mateo.

En 2014, con menos suerte, el 68 aniversario de La México fue insípido pese a la entrega de los diestros mexicanos Joselito Adame y Octavio García El Payo y el rejoneador navarro Pablo Hermoso de Mendoza, que nada pudieron hacer frente a los astados de De la Mora, que fueron mediocres y defectuosos.

Como pocas veces, en los últimos años, La México casi alcanzó el lleno. La expectativa fue alta. Viejos aficionados volvieron a los tendidos. Curiosos se dejaron seducir. Los de siempre, como todas las tardes dominicales de la Temporada Grande, no se perdieron la velada de aniversario. Así pudimos ver a Carlos Slim, el obispo Onésimo Cepeda, Ricardo Salinas Pliego, Jesús Ortega y Jesús Zambrano.

Salvo por los toros esperamos repetir la entrada el próximo domingo 23, donde Bernaldo Quirós saque la casta y haga lucir a los diestros Eulalio López Zotoluco, Alejandro Talavante y Juan Pablo Sánchez, para así dejar de añorar esas apoteósicas tardes que un día encumbraron el toreo mexicano.