Pide ONG ecologista evitar experimentos animales en cosmética

La organización ha reunido un millón de firmas de apoyo a la globalización de su iniciativa para evitar que las empresas terminen estas prácticas en los animales.
Cruelty free
Cruelty free (Archivo)

Bruselas

La organización ecologista Cruelty Free International pidió hoy a la Comisión Europea (CE) que amplíe a nivel global su iniciativa para acabar con la experimentación animal en las empresas de cosmética.

La ONG, que indicó que ha reunido un millón de firmas de apoyo a la globalización de su iniciativa, se reunió hoy con el comisario europeo de Consumo, Neven Mimica, para celebrar la decisión de la CE de prohibir la venta de cosméticos probados en animales, señaló el colectivo en un comunicado.

Junto a representantes de la Unión Británica para la Abolición de la Vivisección (BUAV), organización contra la experimentación animal de la que parte Cruelty Free International, la ONG trasladó al comisario la necesidad de globalizar su iniciativa, fomentando la inversión en el desarrollo de fórmulas para acabar con estas prácticas.

"Reunida con BUAV la UE ha rechazado las pruebas animales para cosméticos. ¿Cuál es la mejor manera de extender esto?", indicó Mimica en su perfil de Twitter tras la reunión.

La prohibición total de la venta de productos de este tipo entró en vigor en el conjunto de la Unión Europea (UE) el pasado 11 de marzo, si bien en 2004 ya se había prohibido la experimentación con animales para la elaboración de cosméticos en los Estados miembros.

"Europa ha liderado el camino para hacer saber al mundo que los ensayos con animales en cosméticos no son ni necesarios ni aceptables" señaló la directora de Cruelty Free Internacional, Michelle Thew, en un comunicado.

Urgió además a Mimica a "llevar el mensaje de acabar con los ensayos cosméticos en animales alrededor del mundo".

La organización no gubernamental (ONG) recordó en su comunicado que alrededor del 80 % de los países permiten la experimentación animal para la elaboración de productos de este tipo y para adquirir los ingredientes necesarios para su fabricación.

La campaña de recogida de firmas, que el colectivo realizó en colaboración con la empresa The Body Shop, que a su vez registró las firmas de sus clientes, finalizará con el envío de peticiones a catorce gobiernos solicitando la prohibición de estas prácticas.