Paul McCartney causa sensación en desfile de Stella

La hija del ex Beatle presentó una colección otoño-invierno que combinó siluetas sencillas; al desfile también asistieron Kanye West, el actor Woody Harrelson y la modelo Cara Delevingne.

París

Paul McCartney encabezó una hinchada de famosos que aplaudió a rabiar la colección de su hija Stella durante la Semana de la Moda de París.

Bajo el relampagueo de los flashes, el ex Beatle de 72 años acompañado por su esposa Nancy Shevel presenció el desfile de la colección otoño-invierno de su hija Stella McCartney en primera fila junto al actor estadunidense Woody Harrelson ("Larry Flint", "Hunger Games"), el rapero Kanye West y la actriz francesa Géraldine Nakache.

Las modelos británicas Cara y Poppy Delevingne y el fotógrafo peruano Mario Testino también formaron parte de la 'hinchada' de alto perfil presente en el evento celebrado en los salones de la Ópera de París.

Paul McCartney apareció a último momento, minutos antes de que comience el desfile, y se dirigió hacia su asiento, desencadenando una explosión de flashes y complicando la tarea de asistentes y encargados de la seguridad, que tuvieron que reacomodar a cada cual en su sitio otra vez para que el show pudiese comenzar.

Su hija presentó una colección otoño-invierno que estuvo a la altura de la atención que generaron sus famosos invitados en los medios y las redes sociales.

Atrás quedaron muchas de las formas deportivas que ahora se asocian con su estética. En su lugar se vieron siluetas bien definidas, ya sea por medio del cinturón o del corsé. También incluyó formas voluminosas y cómodas en hermosos vestidos sueltos tejidos en tonos tierra, que caían con indiferencia de un brazo, como si las modelos estuvieran quitándose la ropa.

Después presentó una serie de modelos enormes de estilo yeti "de piel libre de piel", que se contoneaban con estilo. McCartney evocó así a su fallecida madre, Linda McCartney, quien por años fue una activista por los animales. Las piezas estaban tan bien realizadas que incluso el editor de moda más agudo podría haberse confundido y no notar la diferencia entre la piel falsa y la real, de no ser porque sabía quién las diseñó.

McCartney combinó abrigos con pantalones acampanados de los 70, que junto con destellos eléctricos de paneles metálicos le dieron a la colección un toque muy disco.

Bajo las molduras doradas de la ópera decimonónica, las modelos presentaron una colección que combinó siluetas sencillas y distendidas, con mangas exageradamente largas.

La idea general de la colección era "celebrar la libertad, explorar los clásicos" y "estimular la sensualidad", indicó Stella McCartney en una nota a los invitados.

Al concluir el desfile y los aplausos, volvió a formarse el enjambre de reporteros y admiradores en torno a Paul McCartney, quien tras ponerse de pie abrazó a Harrelson y West, antes de abrirse paso para ir a felicitar a su hija.

Backstage at #Winter15 with @paulmccartney and #Kanye. #StellasWorld

Una foto publicada por Stella McCartney (@stellamccartney) el