NSA inicia reducción de Patriot Act tras rechazo de Senado

La Ley Patriota permite la vigilancia contra delitos del terrorismo como intervenciones telefónicas
La NSA reducirá sus programas de vigilancia.
La NSA reducirá sus programas de vigilancia. (Shutterstock)

La Agencia de Seguridad Nacional empezó a reducir su compilación y almacenamiento de registros telefónicos estadounidenses después que el Senado no llegó a un acuerdo sobre una vía que cambiara o extendiera el otrora programa secreto antes de que expire a fin de mes.

Salvo que se llegue a un acuerdo cuando el Senado reanude sesiones el 31 de mayo, una cláusula muy debatida de la ley antiterrorista Patriot Act —y algunas herramientas de vigilancia menos conocidas— expirará a medianoche de ese día. El cambio también tendría un fuerte impacto en el FBI, que usa la ley Patriot Act y las otras disposiciones para compilar registros en investigaciones de sospechosos de espionaje y terrorismo.

En un caótico panorama durante altas horas del sábado, los republicanos en el Senado bloquearon un proyecto de ley conocido como la Ley de la Libertad, que habría terminado con la compilación de la NSA pero preservaría su capacidad para examinar los registros en poder de las compañías telefónicas dependiendo del caso. El proyecto fue respaldado por el presidente Barack Obama, los republicanos en la Cámara de Representantes y funcionarios de alto rango del orden público e inteligencia del país.

Quedó a tres votos de los 60 necesarios para su aprobación. Todos los votos en contra excepto uno fueron emitidos por republicanos, algunos de los cuales dijeron que creyeron que la Ley de la Libertad no hacía lo suficiente para ayudar a la NSA a mantener sus capacidades.

Si los líderes republicanos del Senado contaban con extender la ley actual y mantener las negociaciones, calcularon mal. Demócratas y republicanos de tendencia libertaria se negaron a seguirles la corriente. Un proyecto de ley que otorgaría una extensión de dos meses a la ley fracasó, y los senadores objetaron a cada intento del líder de la mayoría Mitch McConnell de Kentucky de ofrecer una extensión de corto plazo.

El fracaso de la ley significa que la NSA deberá empezar inmediatamente a reducir sus búsquedas en registros telefónicos con conexiones a terroristas internacionales. El Departamento de Justicia señaló en un comunicado que tomará tiempo reducir el proceso de compilación de las compañías telefónicas. Ese proceso inició el viernes, dijo un funcionario del gobierno que no se identificó porque no está autorizado a hablar sobre el tema públicamente.

Si bien al programa de registros telefónicos nunca se le ha acreditado el frustrar un complot terrorista, el fracaso del Senado también pone en riesgo otras herramientas que el FBI ha estado usando para cazar a sospechosos espías y terroristas.

El FBI usa la Sección 215 de la Patriot Act para compilar registros financieros y de otro tipo en casos de seguridad nacional. Otras estipulaciones que caducan facilitan al FBI rastrear a los sospechosos "solitarios" de terrorismo que no tienen conexiones en el extranjero, y otra más permite al gobierno escuchar a escondidas las conversaciones de sospechosos que continuamente se deshacen de sus teléfonos celulares en un intento por evadir la vigilancia.

El senador Rand Paul, otro senador de Kentucky y quien disputa la candidatura republicana por la presidencia, dijo que el fracaso en el Senado por otorgar una extensión a los programas de vigilancia representa un triunfo de los derechos a la privacidad.

"Nunca deberíamos ceder nuestros derechos por una falsa sensación de seguridad", declaró Paul en un comunicado.