Papa condena el hambre mundial

Tras reflexionar sobre los sistemas alimentarios invitó a repensar y renovarlos desde una perspectiva de la solidaridad.
Se puso un casco de bombero que le regaló uno de los fieles.
Se puso un casco de bombero que le regaló uno de los fieles. (Especial)

Roma

En el Día Mundial de la Alimentación, el papa Francisco dijo en un mensaje al director de la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO), José Graziano da Silva, que la situación de hambre es un “escándalo”, además de uno de los desafíos más serios para la humanidad, por la trágica condición en la que viven millones de personas malnutridas, entre ellas muchos niños.

Es más grave aún, dijo, que en un tiempo caracterizado por un progreso sin precedentes en diversos campos de la ciencia y una posibilidad cada vez mayor de comunicación, exista un escándalo en el que todavía hay hambre y malnutrición en el mundo.

El pontífice subrayó la importancia de aunar esfuerzos ante este problema que interpela nuestra conciencia personal y social, para lograr una solución justa y duradera.

Tras reflexionar sobre los sistemas alimentarios invitó a repensar y renovarlos desde una perspectiva de la solidaridad.

Francisco volvió a llamar la atención con su estilo y acercamiento a los feligreses, cuando recibió un casco de bombero por parte de uno de los miles de fieles, el cual el pontífice se colocó en la cabeza y con él recorrió la Plaza de San Pedro antes de encabezar la tradicional audiencia general que da todos los miércoles.