Los regaños son iguales con o sin madre

Édgar de 22 años está a cargo de Noami de 5 años, su madre se fue a estudiar fuera y regresará por la niña cuando termine según acordaron. "Hacemos las cosas con amor a sabiendas de que se va".
Miguel y Noami.
Miguel y Noami. (Manuel Guadarrama)

Torreón, Coahuila

Naomi llega acompañada de su papá Miguel de 22 años. Luciendo un hermoso vestido color bugambilia, hermosa y abrazándolo.

Ella tiene cinco años de edad. Miguel se dedica a una profesión que no es muy común, pero que es primordial en los procesos de salud: es histotecnólogo y estudia los tejidos humanos en las instalaciones de un hospital privado.

Desde hace un año, Naomi y Miguel viven juntos. La mamá de la pequeña también vivía con ellos pero tuvieron problemas y como ella aún estudia, se fue de la ciudad para continuar con su educación. Fue así como tomaron la decisión de que la pequeña se quedara con Miguel.

"Es difícil por todos los tabús que hay, de las cosas a las que un hombre no se enfrenta, como limpiarla, enseñarla a limpiarse, bañarla. Pero cualquier padre que hace algo por sus hijos no está dando ningún plus. Lo hace uno sin pensar que está dando de más".

"El hecho de que tenga la carencia de su madre, mucha gente piensa que se le reponga siendo muy permisivo con ella, pero prefiero reprocharme ahora por regañarla que mañana por que cause un problema".

El caso de ellos es duro. A diferencia de otras personas que consideran que pueden conservar a sus hijos, Miguel está con su ex pareja en el acuerdo de que ella se llevará a la niña en cuanto termine de estudiar.

Dice Miguel que cuando le preguntan que con quien vive, él les dice que con su hija y la pregunta es que si nada más con ella y se sorprenden. De rigor lo cuestionan sobre a cuál baño se mete cuando la niña necesita ir. Afirma que uno se va dando sus mañas para poder solventar las necesidades de la pequeña.

"Hacemos las cosas con todo el amor. Y sin ambición, por que yo sé que lo que hago es a sabiendas de que se va. Es simplemente por ella, por darle un bien".

Pero sin lugar a dudas, la idea de Miguel es continuar viendo a Naomi, que se tendrá que ir de Torreón con su mamá. Las visitas son un hecho prácticamente.

Miguel también conoce a las princesas, las que no conoció de niño y desde luego también la exuberante parafernalia de niñas, Naomi ya está en el jardín de niños. Pero Miguel procura educarla en valores y es criticado por sus padres y conocidos.

"El hecho de que tenga la carencia de su madre, mucha gente piensa que se le reponga siendo muy permisivo con ella, pero prefiero reprocharme ahora por regañarla que mañana por que cause un problema".

Esto no le gusta a la pequeña, pero se adapta. Así mismo, Miguel cuenta con el apoyo de sus padres, lo que fue necesario tras vivir solos, por el trabajo de Miguel.

También Miguel y Naomi mandan felicitaciones a los padres laguneros en su día. "Sobre todo al mío", dice Miguel, por que asegura que él fue quien lo formó en su vida y quien le ha dado parámetros para poder ser también un buen padre.