Édgar es padre de tiempo completo de Frida

Con 32 años y su pequeña de 8, relata que las cosas no salieron bien con la madre quien desde hace 4 años le dijo que ya no podía más con la carga. Desde entonces su hija es todo para él.
Édgar y Frida.
Édgar y Frida. (Cecilia Rojas)

Torreón, Coahuila

Frida tiene unos ojos enormes y muy bonitos, con grandes pestañas. Está por cumplir ocho años de edad. Ella vive con su papá Édgar quien tiene 32 años y es auditor en una empresa contable.

"Al principio, como todo mundo, vivía yo con su mamá, pero las cosas no resultaron. Frida vive conmigo desde hace cuatro años. Fue un cambio difícil, por que estaba acostumbrada a vivir con su mamá".

Convertirse en padre de tiempo completo, fue ciertamente difícil, pero asegura que sumamente gratificante.

El hecho de que su hija despierte, diga su nombre, lo dibuje, o le escriba su nombre, le brinda a Édgar la fuerza para poder seguir adelante.

"Estoy familiarizado con las princesas, con programas de caricaturas, con cosas que nunca pensé que iba a saber. Pasé de Star Wars a esas cosas".

Dice que su madre fue mamá soltera. Eso lo llevó a decidir que en cuanto el tuviera un hijo, bajo ninguna circunstancia estaría lejos de él. Y está cerca de Frida.

Las cosas se dieron cuando la madre de Frida llegó un día con Édgar y le dijo que ya no podía soportar más con la carga y que ahí se la dejaba, por que la persona que le ayudaba falleció.

Entonces, Édgar estaba con los trámites de concluir su carrera, la titulación y se le vinieron gastos muy pesados encima como la despensa, los uniformes, los útiles escolares, pero que fue posible solventarlos aún con esfuerzos y con organización.

"Lo más difícil hasta ahorita no me lo he topado. Lo más difícil va a ser cuando tenga que enseñarle cosas de mujeres, no se qué voy a hacer".

La mamá y la tía de Édgar, hacen equipo para cuidar a la niña. Por su trabajo, Edgar dispone de la tarde libre y convive con su niña.

En un principio, Édgar no tenía permiso de ver a Frida, pues la mamá de la niña se negaba. Se asesoró incluso legalmente y el consejo fue que no discutiera y así lo hizo.

"Y mira, sin presionar nada, ella está aquí conmigo y no creo que se quiera regresar. Desde muy chica está acostumbrada a que su papá y su mamá están cada quien por su lado".

Asegura que él no piensa que un papá pueda ser una mamá también, pues esto no se puede suplir y es imposible tomar la imagen materna, pero que por su parte, él siempre va a estar con ella.

Una buena propuesta de trabajo que tuvo hace poco, fue rechazada porque se tendría que ir a vivir fuera de la ciudad y nunca se atrevería a dejar a su niña sola de nuevo.

"Estoy familiarizado con las princesas, con programas de caricaturas, con cosas que nunca pensé que iba a saber. Pasé de Star Wars a esas cosas", comenta divertido.

Por su parte, Frida dice que su papá la consiente y la quiere, le regala cosas. Ella a los padres laguneros, les manda una felicitación en su día y les pide que cuiden mucho a sus hijos.