El príncipe Felipe despide al guitarrista Paco de Lucía

El heredero al trono español acudió al Auditorio Nacional de Música de Madrid para ofrecer sus condolencias a la familia del célebre guitarrista de flamenco.

Madrid

El príncipe Felipe de Borbón acudió hoy a la capilla ardiente de Paco de Lucía en Madrid para despedirse del guitarrista flamenco, cuyos restos mortales aterrizaron esta mañana en la capital española procedentes de México.

Junto al Auditorio Nacional, el lugar en el que se instaló la capilla ardiente, centenares de personas esperaron durante horas la llegada del féretro del guitarrista más universal de España. El hijo del rey Juan Carlos de España llegó acompañado por la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, y junto al ataúd del artista, muerto el martes por la tarde (local) en México por un infarto, dio sus condolencias a la familia.

El príncipe se fundió en un abrazo con el también músico flamenco Pepe de Lucía, hermano del guitarrista. Antes y después de la visita del príncipe, centenares de personas, muchas con lágrimas en los ojos, desfilaron por el lugar para rendir tributo al guitarrista y compositor que situó el flamenco en la escena mundial y llevó a cabo en él una revolución.

Entre ellas muchos flamencos -guitarristas, bailaores, cantaores-. Y artistas conocidos como el cantante Alejandro Sanz, al que desde niño le unía una estrecha relación con el maestro, y los cantantes Ana Belén y Víctor Manuel o Massiel. El féretro del artista se instaló en el escenario de la Sala Sinfónica del Auditorio Nacional.

Inicialmente iba exponerse en el Teatro Real, donde Paco de Lucía se convirtió años atrás en el primer flamenco en tocar en el “templo de la música clásica”, según le gustaba decir.

Pero un acto privado reservado de antemano lo impidió. La capilla ardiente en el Auditorio Nacional abrió pasadas las 13.30 horas (local) e iba a cerrarse a las 18 horas, cuando el féretro del compositor de “Entre dos aguas” será llevado a Algeciras, la ciudad del sur de España en la que nació hace 66 años.

En su ayuntamiento se instalará otra capilla ardiente hasta que mañana sábado, a primera hora de la tarde, se celebre un funeral y después Paco de Lucía sea enterrado en la estricta intimidad familiar.