Nintendo suspende su distribución en Brasil

El gigante japonés de videojuegos decidió suspender temporalmente la distribución de sus productos por los altos impuestos que aplica el país a las importaciones.
Nintendo decidió suspender temporalmente la distribución de sus productos en Brasil.
Nintendo decidió suspender temporalmente la distribución de sus productos en Brasil. (Facebook/Nintendo)

Río de Janeiro

El gigante japonés de videojuegos Nintendo decidió suspender temporalmente la distribución de sus productos en Brasil a la espera de encontrar un modelo sostenible con los altos impuestos que aplica el país las importaciones.

"Brasil es un mercado importante para Nintendo y hogar de muchos aficionados apasionados, pero infelizmente, desafíos en el ambiente local de negocios generaron que nuestro modelo de distribución actual en el país sea insostenible", dijo el director general de la compañía para América Latina, Bill van Zyll, en un comunicado enviado este martes.

La firma japonesa, creadora de juegos como Super Mario Bros, anunció el viernes pasado su decisión.

"Decidimos hacer una pausa en Brasil para buscar un modelo sostenible (...) Vamos a crear un modelo totalmente nuevo", garantizó Van Zyll al diario económico Valor de este martes.

Como Nintendo no tiene fábrica en el país, los altos impuestos a las importaciones del sector hicieron inviable su actual modelo de negocios.

Un juego con altos índices de ventas como Super Smash Bros se vende en Brasil 20 por ciento más caro que en Estados Unidos. Y aún con estos altos precios los márgenes de ganancia continúan bajos.

La distribución en Brasil depende de una subsidiaria de Juegos de Video Latin America (JVLAT), empresa basada en Panamá y en la que Nintendo no tiene acciones.

Van Zyll dijo al sitio G1 que el modelo de precios "debía tener sentido" para los consumidores y descartó por lo pronto una planta en Brasil.

Nintendo indicó que hay inventario de sus productos para satisfacer la demanda brasileña por "algún tiempo", pero los nuevos lanzamientos de juegos y consolas no llegarán al gigante sudamericano, séptima economía del mundo, indicó Valor.