Niños arman robots con botones, cepillos de dientes y CD

Mad Science impartirá cursos de química, construmáticas y robótica, que se suman al de detectives y exploradores del espacio, que otorga un reconocimiento de la NASA.
Ilustración: Eduardo Salgado
Ilustración: Eduardo Salgado

México

El instituto Mad Science, especialista en hacer diplomados para despertar en los niños el interés por las ciencias al hacerlos sentir como verdaderos astronautas y detectives tipo Sherlock Holmes, informó que a la academia de futuros exploradores del espacio y agentes secretos se suman los de química, construmáticas y robótica, en este último se les enseña a construir robots con materiales que tienen a la mano, como botones, CD y cepillos de dientes.

“La dinámica educativa de nuestros diplomados se centra en métodos probados a escala mundial para estimular el interés de los niños en las ciencias y aprovechar su potencial cognoscitivo, al tiempo de despertar una vocación para su desarrollo profesional en áreas de la investigación, innovación y ciencia”, dijo Almendra Carrillo, directora general de Mad Science México.

Detalló que “son diplomados novedosos, la gente debe saber que la academia junta lo más importante de las ciencias (…) Es muy divertido y los niños ven la utilidad del conocimiento y utilizan el método científico, elaboran hipótesis, recolectan información, la organizan, y se les muestra cómo la ciencia tiene aplicaciones”.

Señaló que los diplomados se imparten desde el 21 de septiembre en las instalaciones del MUTEC y que la duración de cada uno es de seis horas, dos cada sábado. Además, un niño puede tomar varios cursos, algunos ya comenzaron, pero cada sábado se están abriendo más para que los interesados puedan retomarlos. Para mayores informes sobre éstos se pueden comunicar al teléfono 5550-6113 o en la página info@madsciencelatino.com.

LOS CURSOS

Los nuevos diplomados también tienen el objetivo de que los niños comprendan las ciencias, se diviertan y al mismo tiempo les pierdan el miedo, como es el caso de las matemáticas y la química, que al ser complejas los niños dejan de prestarles atención, siendo que ambas son elementales en la vida cotidiana, explicó la Erika Espitia, coordinadora del área de Pedagogía de Mad Science.

Abundó que en el diplomado de química “hablamos de mezclas de combustibles, de qué es una reacción exotérmica y endotérmica, y a los niños les queda una idea muy clara de lo que es la química. También es muy común que hablemos de ciencia y pensamos en un matraz burbujeante y no es cierto (…) Ésta nos rodea desde que cocinamos o nos lavamos los dientes, en nuestro organismo hay varios procesos químicos que tenemos que comprender para tener decisiones informadas.

“Lo que tratamos de hacer es que el niño comprenda y que cuando llegue a la secundaria o a la prepa y tenga que balancear una fórmula le encuentre el sentido, porque está uniendo dos elementos, éstos reaccionan, tienen una utilidad y se transforman”.

Con respecto al taller de Robótica, Espitia dijo que “a los niños se les explica todo lo que implica ésta, desde un enfoque distinto, no solo vamos a ensamblar un robot y programarlo, vamos a comprender desde la física cómo tienes que hacer el diseño, qué partes deben integrarse en el modelo para que sea viable en la química; como van a intervenir las celdas solares y las reacciones para que se pueda mover o pueda tener ciertas reacciones el robot, estos principios básicos”, dijo Espitia.

Destacó que otra de las características importantes es que enseñan a realizar robots usando material sencillo y que se tiene en casa, con lo que se demuestra que no se requieren grandes gastos.

“Usamos elementos que precisamente los niños tienen al alcance: un CD, un botón, unas pilas, unos cepillos de dientes (…) hacer una máquina funcional no es solo lo que hay en un laboratorio y alimentamos con ciertos programas. La robótica está entre nosotros y es importante que los niños aprendan que ellos pueden ser desarrolladores de un robot, no ensambladores”.

La licenciada Almendra también destacó el diplomado de construmáticas, ya que “en México los niños abandonan la escuela porque no pasan matemáticas”.

Tanto la directora de Mad Science como la pedagoga explicaron que “no se entrena a los niños para que aprendan a responder una operación rápida; lo que estamos interesados es que el niño comprenda lógicamente lo que está sucediendo en esa operación.

“El material que utilizamos son cubos de colores; sabemos que toda operación matemática tiene una representación geométrica, los niños lo que hacen es reflejar por medio de los cubos formaciones que son como esa operación matemática y les queda muy claro qué es lo que están haciendo”.

En el diplomado de detectives los menores aprenden a descifrar a través de pistas una situación, lo cual les divierte y usan su imaginación y, junto con ello, todo lo que han aprendido de las ciencias.

Mientras que la academia de futuros exploradores del espacio es un proyecto mundial de la NASA, el cual se imparte en 28 países, el objetivo de este diplomado es promover el interés de los menores sobre las ciencias del universo, y capitalizar su entusiasmo hacia su futuro desarrollo profesional en el área de la industria aeroespacial.