ENTREVISTA | POR JANNET LÓPEZ

Dafne Almazán Anaya Niña Genio

Dafne es una niña orgullosa de condición de sobredotada. Tiene 12 años y asegura que le gusta ser una "niña genio" para aprender más y poder ayudar a niños como ella.

Niña Genio estudia licenciatura

A Dafne le gusta ser una "Niña Genio" porque aprende más.
A Dafne le gusta ser una "Niña Genio" porque aprende más. (Jannet López )

León, Gto.

Apenas tiene 12 años de edad y ya estudia la licenciatura en Psiología, habla español, inglés, francés, chino mandarín y está por aprender latín.

Su nombre es Dafne Almazán Anaya y forma parte de la lista de más de un millón de niños sobredotados que habitan en la República Mexicana.

Dafne nunca ha estado en un salón de clases.

A los 6 años entró al sistema abierto de la SEP.

Terminó la educación primaria en un año, al igual que la secundaria, y también concluyó la educación preparatoria en dos años.
“Ahí me daban los libros y me pedían que los entregara cuando los acabara, pero yo me apuraba para avanzar más rápido”, dijo Dafne en entrevista exclusiva para MILENIO.

A los 10 años comenzó a estudiar su carrera profesional en Psicología, en el sistema en línea del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiors de Monterrey.
Esta pequeña viene de una familia de sobredotados.

Su hermano de 19 años de edad, fue el primer ‘Niño Genio’ que salió a la luz en México, al ser el primer menor que con tan sólo 12 años comenzó a estudiar una licenciatura en este país.

Su hermana, de 16 años de edad, también es una ‘Niña Genio’.
Dafne afirmó que su pasión sin duda, es estudiar.

Y ser una ‘Niño Genio’ es su mayor orgullo, pues así ha tenido la oportunidad de aprender en poco tiempo, lo que a cualquier niño le tomaría años.

“Me gusta mucho ser una de las sobredotadas porque desde chiquita me gustó mucho estudiar. Entonces avancé más rápido y estoy muy contenta porque puedo aprender más cosas”, externó.

Sin embargo comentó que no es una ‘niña rara’, pues como cualquier otro niño de su edad, estudia, juega, se divierte y hace lo que más le gusta.

“Me despierto, voy al CEDAT a tomar mis clases en línea, tengo receso y me pongo a jugar, después regreso a hacer otra cosa al CEDAT, pero siempre hago lo que me gusta”, explicó.

Recuerda que cuando su hermano era niño, sufrió por ser considerado diferente, por lo que cree que lo más importante es que se apoye a los niños sobredotados para que puedan tener una infancia feliz.

“Hay que ayudar a los niños que somos así para que no sufran como mi hermano y puedan estar como yo, felices. Que no se sientan raros o así”, comentó.
Su meta es que a través del CEDAT, el Centro de Atención al Talento que fundaron sus papás, se sigan apoyando a estos niños para que desarrollen al máximo su intelecto.

Dafne no sólo habla cuatro idiomas y está por aprender un quinto.

También practica taekwondo y clases de pintura, principalmente.

Asegura que aunque aún no piensa mucho en qué hará exactamente cuando sea grande, de lo único que está segura es de que siempre quiere es estudiar.

“Sólo quiero acabar mi carrera y estudiar más y más carreras. Después de Psicología estudiaré Derecho porque así puedo ayudar más a los niños como yo”, dijo.