Las facetas de Natalia Vodianova

La modelo, diseñadora, activista y madre presentó su séptima colaboración con la firma de lencería ETAM en la Semana de la Moda de París.
Natalia Vodianova presentó su nueva colección junto con la firma de lencería ETAM
Natalia Vodianova presentó su nueva colección junto con la firma de lencería ETAM (ETAM)

París

La modelo rusa Natalia Vodianova, cara visible de la marca de lencería ETAM y diseñadora para esa casa de algunas colecciones cápsula, aseguró hoy que la exposición que le permite su trabajo a las mejores creaciones del mundo hace que tener un estilo personal le resulte "incluso más difícil" que al resto.

"Como modelo consigo ver grandes piezas. Es incluso más difícil tener una dirección específica. Ves algo de cierta época, de los setenta, de alta costura, y te gusta todo. Supongo que me guía el buscar un look femenino", señaló durante la presentación en París de su última colaboración con la casa gala.

Vodianova, embarazada de siete meses del que será su primer hijo con el heredero del líder mundial del lujo LVMH, Antoine Arnault, y del cuarto tras los que tuvo con el aristócrata Justin Portman, consideró que, en el fondo, el estilo "es un viaje muy personal", entre la individualidad y la oferta de la industria.

En esa industria asegura haberse sentido querida "siempre", y por eso dice no importarle el triunfo de otras modelos, y la fuerza con la que las nuevas generaciones, con figuras como Cara Delevingne a la cabeza, acaparan las nuevas portadas.

"Siempre celebro el éxito de otras chicas. Siempre lo he hecho. Tengo mucha suerte de haber estado siempre en la moda y de siempre haberme sentido querida. Hay sufiente para todas", indicó Vodianova (1982), que compagina su trabajo en el sector con la labor humanitaria a través de la ONG "The Naked Heart".

Aunque comience a asustarle que quienes pisan ahora las pasarelas tuvieran ya pósters suyos cuando eran pequeñas, toma con "orgullo y gratitud", según afirma, lo que le depare el futuro, en el que no tiene intención de retirarse.

"Vivimos en un mundo en el que las mujeres han alcanzado o demandan un lugar igualitario en la sociedad. Mi trabajo me proporciona independencia, estímulos, y no puedo vivir sin él. En mi familia lo entienden y lo celebran", señaló en la capital gala.

Ese trabajo le ha llevado entre otros logros a su séptima colaboración con ETAM, una colección para la primavera-verano de este año que llegará en la primera semana de mayo a las tiendas, y que en esta ocasión ha tomado a Perú como referencia.

"La inspiración surge de las experiencias personales", apuntó la modelo, que vio la luz en un viaje a ese país con motivo de la exposición que el fotógrafo Mario Testino realizó sobre trajes nativos de la región de Cuzco.

Naranjas, rojos, amarillos y azules de una tonalidad intensa, con algunas plumas a modo de adorno, integran una colección en la que el reto, según explica, era encontrar el punto medio entre la idea y el hecho de conseguir piezas "que se laven fácilmente y no se destrocen en un par de semanas".



Ochenta y cuatro modelos mostraron en París sus creaciones y las de la próxima primavera y verano de la propia marca, que, según Vodianova, "es única porque no atrae a un solo tipo de mujer. Empieza en la niña que escoge su primer sujetador ayudada por su madre y sigue hasta esa madre que compra algo para ella misma o incluso para la suya".

"Siento mucho orgullo de lo que hemos conseguido juntos", concluyó la modelo, que en plena recta final de su próxima maternidad aseguró que su secreto para estar en forma ha sido "no tomar el embarazo como excusa para no hacer nada".