Boeing y Space X construirán "taxis espaciales" para la NASA

La agencia espacial estadunidense pretende dejar de depender de Rusia para el traslado de astronautas.
Los astronautas de la Estación Espacial Internacinal jugando futbol en gravedad cero
Los astronautas de la Estación Espacial Internacional. | Archivo (Especial)

Cabo Cañaveral

La NASA se asociará con Boeing y SpaceX para construir "taxis espaciales" que lleven a los astronautas a la Estación Espacial Internacional, lo que permitiría a Estados Unidos dejar de depender de Rusia para sus traslados, dijeron el martes funcionarios.

La agencia espacial de Estados Unidos (NASA) consideró también una oferta de la empresa Sierra Nevada Corp, pero se decidió por su antiguo proveedor Boeing y SpaceX de California, para los contratos con un valor combinado de 6 mil 800 millones de dólares para desarrollar, certificar y volar cápsulas para siete personas.

Boeing obtuvo un contrato de 4 mil 200 millones de dólares y SpaceX de 2 mil 600 millones de dólares. SpaceX es dirigida por el empresario Elon Musk, quien también es el presidente ejecutivo del fabricante de autos eléctricos Tesla Motors.

"SpaceX está profundamente honrado con la confianza que la NASA depositó en nosotros", dijo Musk, un millonario canadiense estadunidense que nació en Sudáfrica. "Es un paso clave en un trayecto que al final nos llevará a las estrellas y hará de la humanidad una especie multiplanetaria", agregó.

Boeing y SpaceX deben estar listos para realizar vuelos comerciales en 2017, dijo Kathy Leuders, gerente de NASA para programas comerciales de tripulación. La funcionaria dijo que los contratos con ambas empresas tienen los mismos requerimientos.

"Las empresas propusieron el valor con el que podían realizar el trabajo y el Gobierno lo aceptó", explicó Leuders en una conferencia telefónica con periodistas.

El contrato tiene una renovada urgencia tras la escalada de la tensión con Rusia por la anexión de la región ucraniana de Crimea.

Al transportar directamente los astronautas desde Estados Unidos, la NASA podría acabar con el monopolio ruso para el transporte de tripulación espacial.

La agencia estadunidense paga 70 millones de dólares por cada persona transportada en las cápsulas Soyuz, los únicos vuelos disponibles para astronautas desde que se retiró la flota de transbordadores especiales en 2011.