Ropa para perros o condones, los objetos insólitos de Brasil

Desde febrero, DKT International, una organización estadunidense sin fines de lucro, ha vendido 2.1 millones de preservativos con sabor a caipirinha.

Sao Paulo

Los hinchas del Mundial en Brasil muestran su amor por el fútbol de las maneras más insólitas: pintándose las uñas con motivos patrióticos, vistiendo a sus perros con jersey de la selección o dando rienda suelta a su pasión bajo las sábanas con condones inspirados en su país.

La tradicional moda asociada a las Copas del Mundo está en pleno apogeo en las calles de Brasil y en los alrededores de los estadios es muy fácil ver desde las inevitables réplicas de las camisetas de diferentes selecciones hasta pelucas afro de colores o caras pintadas con las banderas.

Sin embargo, los propietarios de mascotas, los seguidores de la moda o los hinchas más pasionales han encontrado sus propias maneras de lucir los colores de su equipo con conjuntos futbolísticos para perros, ropa de diseño para mujeres y preservativos con sabor a caipirinha.

En la metrópolis de Sao Paulo los artículos relacionados con el Mundial pueden encontrarse en cualquier lugar, desde los barrios de mayor poder adquisitivo hasta en los bulliciosos mercadillos callejeros.

Situada en una zona acomodada de la ciudad, la tienda para mascotas MVet vende una ovalada bolsa amarilla para recoger las heces de los perros con un balón de fútbol impreso.

Pero el producto más codiciado es la camiseta para perros amarilla y con el 10 a la espalda, similar a la que luce la estrella de la selección de Brasil, Neymar.

Al girar la esquina, las mujeres que lo deseen obtienen descuentos para pintarse las uñas con el color de su selección favorita, aunque el más demandado es el amarillo-verde-azul de la bandera brasileña.

Los diseñadores de moda también se han apuntado a la fiesta, confeccionando blusas, bolsos y vestidos para las mujeres que quieran lucir su apoyo a su selección sin tener que llevar una camiseta de fútbol.

El amor por su país se ha metido incluso en los dormitorios de algunos brasileños.

Desde febrero, DKT International, una organización estadunidense sin fines de lucro, ha vendido 2.1 millones de preservativos con sabor a caipirinha.

Vendidos con la marca Prudence, el condón es amarillo con una punta verde. Estaba previsto que las primeras 850 mil unidades duraran tres meses, pero se agotaron en 15 días. Un paquete de tres se vende a 1,40 dólares.

"Creo que debe haber extranjeros que se los llevan a casa como un recuerdo barato", observa Daniel Marun, director para Brasil de DKT.

"Lo importante para nosotros es enviar un mensaje sobre el sexo seguro, pero también sobre el sexo placentero", dice.