Minecraft para investigación de inteligencia artificial

Científicos del laboratorio de Microsoft desarrollaron una plataforma de investigación que utiliza Minecraft como escenario 
El equipo detrás de AIX
El equipo detrás de AIX (Microsoft)

Minecraft es uno de los videojuegos más queridos de los últimos años. Su maleabilidad y posibilidades infinitas de construcción lo hace particularmente atractivo no sólo para millones de gamers, en el mundo sino para científicos computacionales.

Es el caso de un proyecto de investigación desarrollado por Katja Hofmann y sus colegas del laboratorio de Microsoft en Cambridge, Inglaterra, que la tecnológica dio a conocer este lunes. Juntos desarrollaron una plataforma llamada AIX que permite que los científicos utilicen el juego como un territorio de prueba de inteligencia artificial.

Hofmann trabaja en hacer tareas sencillas a simple vista, pero cuyo diseño es complejo. Por ejemplo, buscan que un personaje en Minecraft sea capaz de escalar un muro, controlado por inteligencia artificial.  

Usar Minecraft como campo de entrenamiento fue idea de la investigadora hace un año, debido a la frustración de las limitaciones que tienen otras plataformas que usan juegos mucho más simples para investigar sobre inteligencia artificial.

“Minecraft es la plataforma perfecta para este tipo de investigación porque es un mundo muy abierto” explicó Hofmann para el blog de la compañía. “Puede ponerlo en modo de supervivencia, puedes construir batallas con tus amigos, puedes hacer cursos e implementar nuestros juegos. Esto es súper emocionante para la inteligencia artificial porque nos permite crear juegos que se estiran más allá de nuestras posibilidades actuales.”

El equipo desarrolló el sistema con la esperanza de que atraiga a un amplio rango de investigadores académicos y amateurs interesados con distintos niveles de capacidades para programar, orígenes e intenciones. Sin embargo, la plataforma está pensada para la investigación, no es un producto para el consumo.

Algunos colegas ya cuentan con la versión beta de AIX. En el verano la plataforma estará disponible vía licencia de código abierto para los desarrolladores e investigadores interesados en explorar sus posibilidades.