Mia Astral: astrología con un twist

La astróloga de las redes sociales dice que la carta astral no es destino, y que la astrología hay que utilizarla para crecer, superar obstáculos y empoderarse.

Mia Astral, la venezolana que revolucionó la astrología tradicional, es una fashionista aficionada al fitness, no usa collares con amuletos ni turbantes y cree que lo mejor que le puede pasar a alguien es romper con las características de su signo, liberarse.

De visita en México, habló con Milenio Digital sobre su estilo de astrología, que dijo, es más que signos zodiacales: se trata también de hacer trabajo  interno y de crecimiento, y sobretodo busca empoderar a las mujeres.

¿Cuál es la diferencia entre astrología tradicional y tu forma de interpretarla?

En Estados Unidos empecé a estudiar astrología cabalística y me encanta el twist porque la astrología tradicional nos dice que ésta es tu carta y no hay más nada después de eso. La cabalística nos dice que nuestra carta astral son posiciones para superar. La idea es que al final de nuestra vida nadie pueda decir es que tú eres Géminis, la idea es que nadie te pueda identificar y eso me parece demasiado liberador. Imagínate como una carrera de obstáculos, como tener un pénsum (currícula) de la universidad y decir tengo que cursar estas materias, termino y me gradúo. Creo que nunca nos graduamos, siempre hay algo que mejorar.

¿Cómo aprendiste astrología?

Es algo que ya se vivía de manera natural en mi casa, vengo de una familia con muchas mujeres, para mí era natural que dijeran que la Luna está en tal ciclo, vamos a hacer tal cosa pero me empezó a llamar la atención en la universidad. Empecé a tomar clases en la escuela marista en mi ciudad Maracaibo. La tomaba un sábado sí y el otro no, pero no sobre cómo interpretarlo sino cómo trazar una carta astral. Era sólo la parte matemática. También lo hice porque se me hacía muy informal la forma en que mi familia lo hacía.

Después empecé a estudiar de manera autodidacta. Me leía los libros de pé a pá. Lo dejé por un rato. Una ruptura terrible con un chico de signo Leo, me rompió el corazón en mil pedazos. Rompimos en un eclipse, luego me entero que los eclipses suceden en los Nodos del Karma y dije: ahí está, no fui yo, fue el eclipse por lo que terminamos. Jamás regresé con el Leo, seguro no estaría aquí, sino casada y muy enamorada. Volví a estudiar y me enamoré de la astrología, busqué respuestas a mis preguntas y me pasó que buscando respuestas no solo se responden, en el proceso das respuestas a otras personas. Enseñamos lo que más necesitamos aprender.

¿Se necesita un talento especial para ser astrólogo o cualquiera puede estudiar y dedicarse a eso?

Para ser astrólogo se necesita vocación, si no somos parte de un sistema y siendo esclavos por cumplir un estándar social. Para ser astrólogo puedes estudiar las alineaciones que es la parte matemática y eso cualquier persona que se aplique, porque es bastante complicado o también pueden comprar un software que hace la tarea por el astrólogo. La visión que tiene un astrólogo sobre una alineación puede diferir completamente de otro astrólogo. Lo que atrae de un astrólogo es la visión que tiene de la astrología. Podría ver un aspecto con Plutón que es un planeta de renacimiento como algo negativo, pero yo lo veo como una oportunidad de renacer y reinventarnos. No te gustó el pelo, te lo cambias de color, eso refleja el trabajo que ha hecho internamente.

Más que vocación, creo que lo que me mueve y hace la diferencia en mi astrología es el deseo que tengo de hacerlo diferente, porque quiero ser diferente, porque quiero ser mucho más y no mucho más de tener más, sino que creo que uno da para mucho y entre más hacemos más capacidad tenemos. Así que más que vocación, es propósito y deseo, porque el deseo es lo que nos jala hacia delante.

¿Por qué crees que en México has tenido tanto éxito?

No lo sé, yo en verdad no lo sé, porque yo en Miami no veo esto y me dicen tienes muchas seguidoras en México pero yo no las veo. Ahora que llego a México y me acogen así, tan cordialmente de verdad sí hay mucho que hacer en México y me encanta. La mujer mexicana es activa, proactiva y sigue siendo elegante, femenina y de verdad tienen ganas de cambiar el mundo. La mujer mexicana es una de las mujeres más emprendedoras que he visto, las mujeres colombianas también son muy emprendedoras, lo que más me gusta es que ven el problema y quieren encontrar soluciones, no se estancan. Quieren echar hacia adelante, son mujeres muy ocupadas, las respeto muchísimo. Son personas que pueden llevarte la conversación en cualquier ritmo.

¿Qué es lo que más te piden tus lectores? Amor, dinero, trabajo, salud, rituales...

Lo que más me piden es que atienda su signo, tengo doce hijos, son doce signos y siempre me dicen te olvidaste de Géminis o de Sagitario. Yo no me olvido. Sencillamente hablo del signo que está más afectado en ese momento o del que más puede aprovechar en ese momento. Me piden mucho de amor. Ahora me piden de trabajo interno, de coach para superar pensamiento limitantes, adicciones y estancamiento. Me gusta más que las preguntas están enfocadas en el crecimiento personal que en una predicción. Personas nuevas que llegan a las redes piden predicciones pero parece que las otras seguidoras les dicen cómo es. Se ha creado una comunidad de mujeres que de verdad dicen esto es de aquí hacia adelante.

Se puede decir que rompes con la idea que se tiene de un astrólogo, toda tu imagen es muy chic…  ¿Es una estrategia de negocios?

Antes de que empezara la astrología, antes de que empezara todo siempre he sido muy arreglada, ¡soy venezolana por favor! Nacimos en tacones, nos gusta estar muy arregladas. Lo que sí no me gustaba y sigue siendo cierto hasta la fecha es mostrarme mucho: videos, fotos, decir me puse esto o me puse lo otro. Me parece que quien llega a Mia Astral debe seguir el contenido, el talento. Quiero que me sigan por el ser y no por el tener o por lo que se está proyectando. Me gusta verme bien, me gusta sentirme bien y siempre he sido una fanática del fitness y lo integro mucho. Me parece que lo que hago es entrenamiento emocional. Yo tengo este dicho que tenemos “karma-calorías” entonces también hay que quemar las “karma-calorías”, cuando la mujer empieza a entender estos conceptos tan complejos de la astrología de una manera sencilla y como una cajita para llevar, realmente puede aplicarla y me parece que de esa manera podemos crecer juntas.

¿Te consideras una mujer de negocios?

Sí, definitivamente sí. Mi retorno de Saturno me lo hizo y tengo certeza. Quizá hace dos años no lo sentía así. Ahora paso más horas del día hablando con abogados, revisando contratos, viendo cómo crecer la marca que haciendo horóscopos. Veo que me estoy proyectando como una mujer que quiere trabajar. Me importa mucho mi equipo, me importa que mi equipo esté feliz, entonces ya no puedo verme en una posición de niña.

Estoy pensando en cómo se puede emplear a alguien más, como esta persona que tiene un año conmigo puede sentirse mejor y cómo podemos crecer en México, vamos a contratar en México, abrir la marca aquí, vamos a registrarla en todas partes.

La experiencia y malas experiencias me han enseñando que uno tiene que cuidar la forma tanto como el fondo.

¿Por qué decidiste usar la astrología como una herramienta de empoderamiento femenino?

Cuando empecé lo hice de una manera muy intuitiva y no me di cuenta hasta que alguien me lo dijo en el centro de Kabbalah, fue un señor ya grande y me dijo tú eres como una relacionista pública que utiliza la astrología para hablar de lo que te da la gana, porque hablas de fitness, hablas de moda, hablas de todo y lo enmascaras con una alineación y dije es cierto, utilizo la astrología y me da amplia variedad, tengo doce signos, doce energías en las cuáles puedo hablar de todo lo que le llama la atención a la mujer.