Mexicanos llegan a Silicon Valley con "startup"

Hostspot es un prototipo funcional capaz de medir el comportamiento de los consumidores en tiendas y restaurantes.
Edgar Hernández, José Alberto García y Abraham Cornejo
Edgar Hernández, José Alberto García y Abraham Cornejo (European Press Photo)

San José, California

A los mexicanos Edgar Hernández, José Alberto García y Abraham Cornejo les salió bien la jugada de dejar sus trabajos para apostar por un sueño llamado Hostspot, que los ha llevado vertiginosamente hasta Silicon Valley.

Hostspot nació en un "hackathon" (encuentro de programadores) en Ciudad de México, donde el equipo desarrolló en menos de 24 horas un prototipo funcional capaz de medir el comportamiento de los consumidores en tiendas y restaurantes.

"El premio (del "hackaton") era ir a representar (a México) en la final en Silicon Valley, por lo decimos apostarlo todo por nuestra 'startup', rentamos una oficina y nos pusimos a trabajar. Abraham dejó su trabajo y Beto y yo dejamos nuestros emprendimientos para enfocarnos únicamente en Hostspot y así fue como nació", explicó Hernández en entrevista con Efe.

Tras haber ganado el capítulo mexicano del concurso AngelHack, y motivados para llegar hasta el final en esta competencia, el equipo se dedicó durante tres meses a recaudar fondos para poder viajar a San Francisco, donde se celebró el encuentro mundial de este "hackaton", que reunió durante 24 horas a los ganadores de cuarenta ciudades de todo el mundo.

Los mexicanos resultaron vencedores y, por ende, merecedores de un premio en metálico de 25.000 dólares.

Hernández, García y Cornejo se subieron al avión con una maleta de mano sin saber que el fin de semana del 5 de septiembre de 2013 su historia daría un giro más que interesante. Tras el éxito en AngelHack fueron aceptados en Manos, una aceleradora de proyectos enfocada en promover una nueva generación de emprendedores latinos y su estadía se prolongó tres meses más.

"Desde que llegamos nos han pasado puras cosas buenas y no hemos parado de aprender. Aunque también ha habido momentos difíciles, crear una 'startup' en este ambiente tan competitivo y con tanta innovación realmente pone a prueba la paciencia y capacidad de los equipos, pero a pesar de todo hay pocos lugares en el mundo donde uno puede soñar y convertir sus sueños en realidad, y éste es uno de ellos", dijo Hernández.

El trío latino asegura que su herramienta de medición de comportamiento de los consumidores es fácil de entender, ofrece datos en tiempo real y que la información que facilita favorece el diseño de estrategias de negocio acertadas.

De acuerdo con Cornejo, Hostspot no sólo en una aplicación útil para mercadotecnia en cualquier ciudad y negocio físico, sino que sus creadores ven a ciudades enteras usando el producto para comprender el comportamiento de sus habitantes en tiempo real con miras a predecir la conducta de las personas en las grandes urbes e incluso contribuir a solucionar problemas de logística, infraestructura o seguridad.

Tras este éxito inicial, el proyecto ha recibido el apoyo inversor de dos firmas de capital semilla, así como Manos. También han conversado con varios posibles mentores y logrado el reconocimiento del Gobierno de México, que ha prometido 250.000 dólares para sacar adelante la empresa y poner el emprendimiento mexicano en el mapa.

El ser latinos no ha supuesto una traba para estos emprendedores en Silicon Valley, al contrario, los ayudó a formar parte de Manos, aunque Hernández reconoce que la visión de los latinos en este país no es tan buena como le gustaría.

"Creemos que el concepto erróneo de que los latinos no pueden hacer cosas grandes en tecnología y que sólo se dedican a trabajos de labor en EE.UU. cada vez se está desvaneciendo con hechos y nos emociona mucho ser (en muy pequeña manera) parte del ejemplo de talento latinoamericano", finalizó Cornejo.