Mario Testino rinde culto a sus musas

El fotógrafo expone su mirada más íntima en la colección permanente del museo que lleva su nombre en Lima, donde rinde homenaje a sus principales musas, como las modelos Kate Moss y Gisele Bünchden.

Lima

El afamado fotógrafo peruano Mario Testino expone su mirada más íntima en la colección permanente del museo que lleva su nombre en Lima, donde rinde homenaje a sus principales musas, como las modelos Kate Moss y Gisele Bünchden, y en el que le dedica una amplia sala a la desaparecida princesa Diana.

La muestra se abre camino en siete ambientes de la imponente casona del siglo XIX que alberga el Museo Mario Testino (MATE), donde se exhiben fotografías de gran formato que han dado la vuelta al mundo en campañas de marcas de moda, en revistas especializadas y en museos.

Para la directora de MATE, Talia Durand, lo que diferencia a éste de otros fotógrafos es la relación que establece con los personajes que inmortaliza con su lente.

"Creo que lo más representativo es la cercanía e intimidad que Mario logra con las personas que retrata. Es un estilo hiperreal, muy sensual, divertido y casual", dijo Durand.

En el inicio de la travesía fotográfica, Testino capta la complicidad que lo une con la camaleónica Kate Moss en una sala dedicada a ella, en donde la modelo se deja llevar por la imaginación del peruano, como se muestra en una imagen donde ella misma coloreó su rostro.

El recorrido de la exposición continúa con una habitación dedicada a Madonna, quien muestra su imagen mas tierna y se le ve sonreír con la inocencia de una niña con una tiara puesta, también serena en un traje oscuro y seductora en un vestido metálico, además de lucir gran frescura en la carátula de su álbum "Ray of Light".

En la sala dedicada a la reina del pop, Testino dejó constancia por escrito en un breve texto que fue Madonna quien le "cambió la vida".

El espacio más sensual de MATE es el dedicado a la modelo brasileña Bündchen, quien recibe al espectador desnuda en una cama, en un vibrante vestido naranja y en un ceñido "short" rasgado, imágenes en las que imprime además su aire relajado y playero.

Entre los actores de Hollywood que decoran las paredes de MATE se encuentran Nicole Kidman, abrumada en un salón barroco; Gwyneth Paltrow, difuminada en una imagen etérea; Reese Whiterspoon, como modelo de alta costura en un extravagante traje rojo; y Brad Pitt, que se muestra pulcro, a diferencia de su camiseta.

Otra de las salas está dedicada a fotos de grupo protagonizadas por modelos que viven un ambiente de fiesta, camaradería y diversión.

Las paredes grises del museo se llenan de vida con el colorido de las cuatro fotos inéditas de la exhibición "Alta Moda", en la que Testino retrató a pobladores de la región Cuzco, en el sur de Perú, con los trajes de fiesta que relatan en sus bordados y tonalidades su origen, ocupación y responsabilidades.

"A su manera, son tan ricas en técnica, color y forma, en misteriosa belleza hecha a mano, como las más finas creaciones de las casas europeas de alta costura", se lee al respecto en una pared de la sala.

Una réplica del vestido blanco Versace que utilizó la princesa Diana en su última sesión de fotos, dos meses antes de morir, es el centro sobre el que giran sus múltiples retratos en la sala de MATE que la homenajea y que marca el cierre de la exposición.

La cercanía que genera Testino con sus personajes retratados se muestra en su máximo esplendor con la princesa Diana, a quien captó con un aire menos real y a la vez cálido.

"Son fotos icónicas, porque nos presentan a la princesa Diana en una luz que nadie nunca nos la había entregado... La vemos como un ser humano, una persona mucho más cercana. Y esa es la intimidad que marca un estilo característico de la obra de Mario Testino", manifestó Durand.

MATE abrió sus puertas en Lima en julio de 2012 para albergar las obras de Testino y desde esa fecha se ha convertido en un referente de la cultura no solo en el tradicional y bohemio distrito de Barranco, donde está situado, sino también en Perú y en el mundo, según manifestó Durand.