Marc Jacobs cierra la Semana de la Moda en NY

Otros diseñadores que participaron en la última jornada de la fashion Week fueron Ralph Lauren y Calvin Klein.

Nueva York

Los vestidos cortos tipo burbuja del estelar Marc Jacobs cerraron la Semana de la Moda en Nueva York este jueves, luego que Ralph Lauren y Calvin Klein, exhibieran elegantes colecciones antes de que se entregara la antorcha de las pasarelas a Londres.

Después de desplegar una serie de largas túnicas o conjuntos chaqueta pantalón encabeza en la encrucijada entre el trench y el uniforme de un soldado de Corea del Norte, estructurado por grandes botones, el diseñador neoyorquino Marc Jacobs compartió su nueva pasión por las burbujas

Jacobs puso así la guinda para coronar la Semana de la Moda de la "Gran Manzana", un agitado maratón de unos 300 desfiles y presentaciones donde se vieron, entre otras tendencias, el retorno de los cuadros guinga, los minitops cortados muy por arriba del ombligo, la gamuza, el cuero perforado, rayas blancas y negras, sandalias de plataforma y amarillo girasol.

Casi unas 15 figuras con opacos, verde caqui, azul, verde o beige para que coincida con un mini vestido con cuello redondo o abotonado abajo, estos semiesferas en relieve tomaron la pasarela por asalto, como la fiebre de botones: a lo largo de una pierna, en el cinturón, el cuello, los hombros, el pecho, la cintura, la cadera y en todas partes.

El zapato insignia de la temporada primavera-verano 2015 para Jacobs es sobre todo plano y de terciopelo, como ser una sandalia, media Birkenstock y medio calzado ortopédico.

También, como destaque, estuvo que el público fue invitado a escuchar el acompañamiento sonoro del espectáculo en los conocidos auriculares Beats by Dre (marca recientemente adquirida por Apple).

Ralph Lauren destaca con estilo safari y Calvin Klein por su sobriedad 

Previamente, dos integrantes de la realeza de la moda, Lauren y Klein, presentaron sus colecciones primavera/verano 2015.

Como Victoria Beckham el domingo, Ralph Lauren eligió para el 'safari chic', pantalones cargo caqui bajo un top de seda fucsia, conjuntos de falda y chaqueta cazadora en organza metálica de color caqui con un gran collar de pedrería multicolor como accesorio.

El desfile fue un estallido de colores brillantes: un abrigo de cuero amarillo girasol iba sobre un pantalón cargo de gamuza y un suéter de cachemira; un pantalón rosa fucsia amenizaba una camisa safari caqui.

El caqui, definitivamente, marcó el ritmo de su colección.

Para la noche, la exploradora de Ralph Lauren cambió su chaqueta safari, su falda tubo y su sombrero de tela por vestidos largos de seda y tul, adornados con strass, pesados pendientes y sandalias de plataforma.

El fucsia, el amarillo y el rojo de la exploradora también eran colores al gusto de la princesa nocturna, para "looks" que unían una larga falda amarilla de tul y una camisa safari de seda caqui.

"Hermoso, magnífico, elegante, safari chic, creo que nos llevó a África", dijo Avil Graham, periodista de la revista de moda Harper's Bazaar.

Como siempre, Ralph Lauren, de 74 años --que desfiló en Washington Street, al sur de Greenwich Village--, fue celebrado con una ovación de pie cuando salió a saludar.

Era su segunda colección en la "Fashion Week" tras exponer su línea Polo el lunes por la noche, con una espectacular presentación holográfica en 4D sobre una pantalla gigante de agua sobre el lago de Central Park.

Calvin Klein, en tanto, eligió presentar su nueva colección en la decoración ultradepurada de los estudios Spring en Tribeca, que iba acorde a su desfile de líneas sobrias y sin el menor accesorio de tonos azul marino, blanco, crema, gris y un poco de bordeaux.

Abrió el desfile de la noche un vestido sin mangas que iba sobre una falda más larga de viscosa acanalada, cuyo fino corte quedaba ampliado gracias a un delgado y alto cinturon metálico.

Otra modelo llevó un tapado corto, también en azul marino, y un pantalón que terminaba encima del tobillo y se ensanchaba en sus bajos.

La actriz y amante de la moda Sarah Jessica Parker se sentó en la primera fila junto a la editora de Vogue, la legendaria (y temida) Anna Wintour.

Más temprano, el francés Gilles Mendel presentó su colección J. Mendel en el Lincoln Center, con vestidos largos extremadamente fluidos, colores brillantes, cortes limpios, tejidos plateados y --tradición en una casa de peleteros-- varios abrigos de magníficas pieles coloreadas de fucsia, verde, blanco, entre otros.

El viernes los proyectores se dirigen a Londres, que toma el relevo de las grandes pasarelas del mundo.