Las mamás en el ámbito laboral

Mónica Flores, CEO Manpower y mamá, tiene una larga experiencia en el rubro, conoce lo que quieren las empresas, lo que quiere el que se emplea y las necesidades de ambos
Sí se puede ser mamá y trabajar
Sí se puede ser mamá y trabajar (Shutterstock)

Uno de los grandes retos que tenemos en el mundo laboral, no sólo en México, es lo que nosotros en Manpower Group llamamos el cáncer de talento, nos adelanta Mónica a manera de introducción.

El problema no sólo es en México, sentencia, cada vez más tenemos que buscar el talento adecuado y ante la escasez nos obliga a voltear a ver grupos que antes quizá no veías: mujeres, adultos mayores, personas con discapacidad, refugiados, talento extranjero.

Sin embargo ¿aún no cerramos la brecha de género?

Hoy una de cada 3 mujeres no posee ingresos propios. En contraste de 1 de cada 10 hombres, el 30% de mujeres que generan una actividad económica formal e informal también realizan trabajo doméstico no remunerado, 40 horas a la semana.

¿Cuál es el reto para mejorar las condiciones?

En el mejor de los casos ya nos contrataron pero cuando viene el tema de la carrera profesional y el ascenso que implica: viajes, más tiempo, más responsabilidad, lo rechazamos porque seguimos con esta carga doméstica. ¿Cómo llegar a una verdadera equidad de género? Hay que generar políticas que fomenten la flexibilidad de horario, de trabajo desde casa, que exista la apertura para que puedas asistir al festival del día de las madres, o cuando tu hijo está enfermo, o asistir a la junta escolar sin que esto se vea como un demérito en tu desempeño.

¿Han cambiado las prioridades de las mujeres?

Sí, el 96% ser independiente, 68% ser mamá, 50% casarse. Y en mi generación era totalmente al revés, la mayoría casarse, ser mamá y la minoría era ser independiente porque así no nos habían educado.

Pero ¿ha cambiado el poder económico?

Mira, te doy otros datos que me parecen fundamentales, en los hogares donde las mujeres contribuyen con más del 75% de los ingresos, los hijos tienen mayor nivel de escolaridad.

Por cada 1% que aumenten las mujeres en los parlamentos aumentan los fondos destinados a la educación de ese país.

Parece que las mujeres son muy eficientes...

En las empresas donde hay mayor número de mujeres, generan 34% más de ganancia, ese es un dato del International Monitor Fund y hay otro de World Economic Forum que también habla de lo mismo que dice que en las compañías donde hay más mujeres se generan hasta un 30% más de utilidades.

¿Las empresas están aceptando a una soltera que a una madre por igual?

Hay que distinguir tipos de empresas. Sobre todo en las corporativas globales que ya están sufriendo en tema de escasez de talento esos temas se están tratando de eliminar, también en la pequeña y mediana empresa donde sus oportunidades de atracción de talento son menores, también se están flexibilizando.

¿Las mamás tienen las mismas oportunidades? Como en la política, equidad pero al final no se cumple…

Claro, es decisión de la empresa, puede que diga: no quiero mamás. Hay que cambiar estos estigmas irracionales de que si eres mamá como que eres irresponsable y eso no sucede, al contrario. Hay una encuesta donde se dice, de las mujeres que entrevistamos, el 70% de ellas trabaja en vacaciones, se conecta, porque tenemos esta tendencia a la responsabilidad y a ser perfectas, y a demostrar todo esto.

¿Y qué quieren las mujeres ejecutivas que son madres, cuál sería su ideal de un trabajo?

Creo que todas las mujeres mamás buscamos en un trabajo esta flexibilidad, poder asistir al festival sin remordimiento, sin que tenga una represalia corporativa.

Y al final, ¿cómo pinta el futuro para las madres trabajadoras?

En la medida en que se hagan mucho más extensivas o más empresas adopten esas políticas de flexibilidad de trabajo remoto va a ser más fácil. En la medida en que estas chicas jóvenes que hoy ingresan al mundo laboral de verdad escuchen: no se retiren antes de tiempo, no se sientan culpables, todas superamos el tema de la culpa y podemos ir avanzando. ¿Qué está en nuestras manos? Manejar la culpa, empoderarnos, creernos que sí se puede, hay que romper estos esquemas, se puede ser feliz, se puede ser mamá, persona y ejecutiva o trabajadora.