Celebra la luna azul con un telescopio nuevo

Aunque la luna llena es el peor momento para verla con telescopio, es buen pretexto para invertir en uno y contemplar el universo 
Esta foto fue tomada con un telescopio y una cámara.
Esta foto fue tomada con un telescopio y una cámara. (Flickr/ EO Kenny)

Este viernes muchos mexicanos esperan con ansias que caiga la noche. Y es que además de ser viernes y quincena, el cielo ofrecerá un espectáculo poco usual, una luna azul. Si eres uno de los emocionados, tal vez estés pensando que te hubiera gustado contar con un telescopio para la ocasión.

El fenómeno significa que es la segunda luna llena en un mes, lo que no ocurre con frecuencia. El espectáculo es digno de verse en la azotea de tu casa con un buen vino, pero curiosamente, no con un telescopio. Lo cual no significa que invertir en uno no sea una gran idea.

Alejandro Arnal, Gerente de Ventas de Celestron en México, explicó que la luz que refleja la luna cuando está en llena es tal, que crea un velo que no permite verla con detalle a través de un telescopio.

Durante el curso “El cielo también es noticia” impartido en el Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica de Puebla (INAOE) el apasionado del universo dios cuatro buena razones para sacarle provecho a un telescopio, empezando por ver nuestro satélite natural.

Tan sólo ve. La luna es el astro más cercano a la Tierra, por ende es el que mejor se ve. Obsérvala cuando esté en cuarto creciente y menguante, pues la sombra crea volumen que permite una observación mucho más nítida e interesante.

Ve para adquirir conocimientos técnicos y científicos. Internet está repleto de recursos para que sepas qué buscar cuando ves la luna y las fechas de cada fase para que no se pase el momento ideal. Con ellos podras encontrar los puntos de aterrizaje de las misiones Apollo, o aprenderte la localización de mares y cráteres. El INAOE publica un calendario anual y mensual de los eventos astronómicos  más importantes para que estés preparado. 

 

Ve para aprender aspectos mitológicos e históricos. No sólo los antiguos mexicanos, también los chinos y otras culturas vieron un conejo en la luna. Como esta, la observación podría llevarte a conocer bonitas tradiciones construidas a su alrededor.

Ve para fotografiar. Es posible acerar una cámara a tu telescopio y tomar fotos. Podrás unirte a una gran comunidad de "astrofotógrafos" y tener el hobbie más interesante de tus amigos. 

Pero además de la luna, poco a poco podrás aventurarte a ver otras cosas.

Con un telescopio promedio es posible identificar las 12 constelaciones visibles desde la Tierra, que siempre “ se mueven” de manera fija.

O los planetas. Como Marte, que aunque es chico, nos queda cerca y por ende alcanza a verse. Saturno y Júpiter también tienen buena visibilidad. También Venus, que es el astro más brillante de nuestro cielo, conocido como el lucero de la mañana.

Y ahora ¿cuál compro?

Hace más de 400 años Galileo armó el primer telescopio. Con su aún rudimentario instrumento logró ver hasta Júpiter. Así que con un telescopio sencillo podrás ver muchas cosas. Eso sí, mientras más grande sea, más podrás ver.

Pero desde los tiempos de Galileo la tecnología ha avanzado muchísimo, si el italiano logró ver tanto, imagina las posibilidades que tienes con un telescopio de 2015. Muchos modelos modernos cuentan con conexión a Internet y pueden enfocar en la dirección que les digas, sin que tengas que ser un experto antes de empezar a usarlo.  

Un telescopio puede costar desde 8,000 hasta 200 mil pesos. Elige el que mejor se ajuste a tus necesidades y presupuesto.

Para que te des una idea, checa el catálogo de http://www.telescopes.com/