El renovado Luis Carlos Ortiz

Tras enfrentar una grave enfermedad y alcanzar estabilidad emocional, el presentador de noticieros comparte su historia.
Cuenta de Twitter: @luiscarlosortiz
(Liliana Cavazos)

Monterrey

Corría el 2004. El ahora presentador de noticias, Luis Carlos Ortiz de entonces 29 años no daba crédito a lo que encontraba en el espejo; una crisis emocional pasó a lo físico.

“Pasé de 100 kilos a 63, estaba calavérico, fue una cosa impresionante, hasta para mí que me veía en el espejo y me asustaba, los ojos hundidos y negros y parecía anoréxico. No podía subir las escaleras, no podía pasar de cinco escalones porque me ahogaba, no podía dormir por un pillido en la garganta, tosía sangre. Fue una experiencia horrible”, comparte Luis Carlos.

Los tres neumólogos que visitó en Monterrey le dieron el mismo diagnóstico: su sistema inmunológico se debilitó y permitió que un virus hiciera perforaciones en sus pulmones.

“Me dijeron que me iba a morir, fue un diagnóstico que no acepté”.

La situación física de Luis Carlos empeoraba. A su alrededor, familiares y amigos permanecieron siempre al tanto. Fue precisamente uno de sus amigos quien lo convenció de hacer un viaje a Cancún para celebrar la despedida de soltero de otro amigo.

“Me tuvieron que convencer, a lo mejor para levantarme el ánimo, no sé. Lo que sí, es que cuando llegué a Cancún no sé qué fue lo que pasó, no se si fue el nivel del mar, o el mar, o la brisa, pero recuerdo que fue un gran momento porque por primera vez desde hacia un año, que pude dar un suspiro profundo, porque había llegado el punto que mis pulmones estaban tan perforados que hasta respirar me dolía”.

No lo pensó dos veces. Sus amigos regresaron a Monterrey y él se quedó en Cancún; lo siguiente fue retomar la lectura, hacer meditación diaria de cuatro horas en la playa, y nueve meses después entró al gimnasio y comenzó a ganar masa muscular haciendo pesas.

Luis Carlos se sentía renovado. Para él, el principal resultado de su meditación fue comprender que su debilidad física se originó cuando por no poder ver a su hijo Luis sufrió una depresión: dejó de comer y pasaba mucho tiempo dormido.

“Yo me divorcié en el 2003, y por diferentes cuestiones sobre todo legales de consejo del abogado contrario, mi ex esposa no me dejaba ver a mi hijo. Intenté por todos medios verlo y hasta la policía me detuvo, las leyes no me ayudaban porque en aquél entonces había otras leyes. Cuando me di cuenta que se me habían agotado todos los recursos legales para poder ver otra vez a Luisito, entré en una terrible tristeza, yo no sé si fue una depresión clínica, pero fue horrible”, cuenta.

Estaba decidido: al cabo de un año de estar en Cancún y conseguir una mejora física y emocional, Luis Carlos regresó a Monterrey. La primera parada después del aeropuerto fue el consultorio con su médico.

“Me acuerdo que el doctor estaba sorprendido, me dijo que no entendía que había pasado pero que mis pulmones se habían regenerado, me dijo que fue un milagro”.

Lo siguiente fue tomar el teléfono y llamar a su ex esposa.

“Me abrí, le dije que iba a hacer todo lo que me pidiera. Yo no negocié nada, solo dije que sí a todo. Al día siguiente, después de 4 años volví a ver a mi hijo”.

La sonrisa de Luis Carlos se extiende de oreja a oreja, los ojos le brillan y recuerda, “el reencuentro con mi hijo fue espectacular, lleno de lágrimas de parte todo mundo porque me acompañó mi familia, mis papás, mis hermanas. Le llevaba una pista de Hotwheels que hacía no sé cuantas piruetas, comenzamos a jugar y desde no entonces no hemos parado”.

La cereza en el pastel fue lograr su regreso a los medios de comunicación, actividad que comenzó a sus 16 años cuando tras un casting fue elegido como conductor de un programa de videos musicales en Televisa Monterrey.

Hasta antes de su viaje a Cancún, Luis Carlos escalonó en los medios hasta conseguir la titularidad de noticieros locales. Pero ahora, el renovado Luis Carlos tocó la puerta de Multimedios Televisión, donde desde hace 8 años es titular de noticieros.

El primero a las cinco de la mañana: Telediario Exprés junto a la conductora Zynthia Vanegas. A las 12 del medio día regresa al estudio para conducir Telediario Mediodía en donde comparte créditos con María Julia Lafuente.

A las dos de la tarde toma su hora de comida, y para las tres ya está de vuelta en los estudios, esta vez en el de Milenio Noticias en donde comparte titularidad con Claudia Ovalle.

Finalmente, a las cinco y media de la tarde entra a la cabina de radio para grabar cortes informativos para noticieros cortos que se transmiten en las diferentes emisoras de Multimedios Radio.

Su actual etapa en los medios de comunicación es para Luis Carlos Ortiz el modelo de lo que vendrá en los siguientes años, “me veo aquí durante un buen tiempo, aquí me voy a quedar, disfruto mucho lo que hago”.

EN VOZ DE

El oficio

“Informar es para mí cumplir con la misión de mi vida, y eso no tiene precio. La gente me pregunta que cómo me levanto a las 3:45 de la mañana desde hace 8 años, y pues es por eso, que lo hago con mucho gusto, y yo lo hago porque siento que es una forma de ayudar a la gente”.


¿En dónde te ves en 10 años?

“Aquí, haciendo lo que más me gusta”.


¿Cuál es tu visión de México?

“Tengo muchísima confianza en nuestro país. Yo soy muy patriota, hice mi servicio militar aún y cuando no me tocó marchar. Mi visión de México es la visión de alguien que cree en su país y que cree en su gente”.


¿Cuál es tu etapa favorita de la historia?

“La abolición de la esclavitud, y además disfruto mucho las biografías, la historia de la gente que trascendió, por ejemplo la vida de Benito Juárez me parece muy admirable”.