Innovadora silla de playa

Una toalla y dos palos de madera se convirtien en una confortable silla que está causando furor en las playas de Lisboa.
Pedro Ravara y Francisca Falcão son los inventores de esta innovadora silla.
Pedro Ravara y Francisca Falcão son los inventores de esta innovadora silla. (origama-inc.com)

Lisboa

Playa y comodidad es ya una combinación posible gracias a la idea de dos jóvenes creadores portugueses que han diseñado una elegante toalla que, con dos palos de madera, se convierte en una confortable silla que está causando furor en las playas del país.

La idea surgió al inicio del verano de 2012 cuando ambos se plantearon cómo solucionar el problema de la posición en la playa: "conseguir mirar al mar y comunicarse con los demás sin apoyar los codos", relata a Efe Pedro Ravara, el inventor de la innovadora silla junto a su novia, Francisca Falcão.

Lanzada en 2013 y distinguida como "Producto del Año 2014", la silla, -creada con una toalla, cien por cien algodón, con colores vivos y diseños llamativos-, es ya un éxito, sobre todo entre los más jóvenes.

"La aceptación fue excelente", según Ravara, quien recuerda que las primeras ventas de los que algunos definen incluso como la "chaise longue" de playa, han servido para financiar la creación de su marca, Origama.

Llevar la silla a otras playas, especialmente a las españolas, es ahora una de las grandes apuestas de la nueva marca, para la que la exportación ya representó cerca del 20 % de sus ingresos en 2013.

De hecho, de los nueve miembros del joven equipo que han creado Pedro y Francisca, tres ya están trabajando en el mercado español.

No obstante, Origama trabaja también en su expansión a Brasil, Angola, Francia y Estados Unidos, así como en el lanzamiento de una gama completa de productos y accesorios de playa.

"Pretendemos estimular la felicidad de las personas y hacer que disfruten más al aire libre", explica Pedro Ravara, antes de desvelar su intención de adaptar sus productos a los espacios reservados para el camping, para los que ya están trabajando en una silla especial para hierba.

La minuciosidad con la que eligen y trabajan los materiales es, según el creador, uno de los puntos fuertes de la marca.

"Trabajamos mucho la calidad" y todas las piezas están debidamente certificadas, hasta el punto de que las maderas cuentan con una garantía vitalicia, algo "difícil de encontrar" en este tipo de productos.