Lanzan videojuego que ayuda a descifrar oncogenes

Al guiar una nave espacial el usuario proporciona a los científicos un análisis de variaciones de ADN para que encuentren errores relacionados con el cáncer.
Se trata de recorrer un camino intergaláctico con obstáculos, asteroides y planetas.
Se trata de recorrer un camino intergaláctico con obstáculos, asteroides y planetas. (Especial)

México

La organización Cancer Research de Reino Unido (CRUK, por su sigla en inglés) presentó ayer un videojuego para smartphones llamado Jugar a curar: genes en el espacio, el primero en el que la gente de todo el mundo podrá ayudar a los científicos a develar los datos de genes que propician el cáncer de mama.

Lo mejor de esta aplicación, detallaron sus creadores en un comunicado de prensa, es que no se necesita saber algo sobre oncología o genética para poder ayudar a los especialistas, ya que es tan simple que cualquier persona puede jugarlo, pasar un buen rato y así ayudar a la comunidad científica a descifrar datos que ayuden a diagnosticar y tratar la enfermedad.

Esta es la segunda ocasión en la que dicha fundación lanza un juego que ayuda a los oncólogos, pues en octubre sacaron Cell Slider, una aplicación con la que 200 mil personas colaboraron en la clasificación de casi 2 millones de imágenes de cáncer, lo que redujo de 18 a tres meses el tiempo para analizar el subconjunto de las muestras de cáncer.

Cómo funciona

El juego es muy similar a otros del mercado, pues solo consiste en guiar una nave espacial a lo largo de un camino intergaláctico con obstáculos, asteroides y planetas, mientras debe recoger un material precioso llamado “elemento alpha”.

Lo que el usuario no sabe es que cada vez que dirige la nave espacial para conseguir los elementos alfa está proporcionando hábilmente el análisis de las variaciones de los datos genéticos, información que se envía a los especialistas de la CRUK para que la analicen y puedan encontrar los errores en el ADN relacionados con el cáncer.

Los científicos necesitan esta información para averiguar qué genes son defectuosos en pacientes con cáncer, pero si ellos hicieran el análisis tardarían varios años, por lo que con el juego gratuito pueden tener a miles o millones de personas ayudando a acelerar el proceso para desarrollar nuevos fármacos y progresar en la medicina personalizada.

En realidad los jugadores están ayudando a realizar un análisis de posibles errores en los cromosomas, y para asegurar la exactitud del estudio, cada sección de datos de genes se procesará por varios usuarios diferentes.

“La investigación de nuestros científicos produce cantidades colosales de datos, algunos de los cuales solo pueden ser analizados por el ojo humano, un proceso que puede llevar años”, destacó Hannah Keartland, líder para la ciencia ciudadana de la CRUK.

Por ello, “esperamos que miles de personas en el mundo lo  jueguen tan a menudo como sea posible, para así ayudar a nuestros investigadores a procesar todos estos datos. Instamos a las personas a dar cinco minutos de su tiempo, donde y cuando puedan, ya sea que estén a la espera del autobús o en la peluquería. Juntos, nuestros momentos libres nos ayudarán a vencer al cáncer más pronto”, señaló.

El profesor Carlos Caldas, científico de la Universidad de Cambridge que participa en el proyecto, comentó que “los pacientes con cáncer en el futuro serán tratados de una manera más específica basados en la huella genética de su tumor, y nuestro equipo está trabajando duro para entender por qué algunos fármacos funcionan y otros no”.

En esta tarea, acotó Caldas, “no hay ningún dispositivo que pueda hacer esto de forma fiable y se necesitaría mucho tiempo para que una persona haga el trabajo manualmente, por eso Jugar a curar: genes en el espacio nos ayudará a encontrar formas de diagnosticar y tratar el cáncer con mayor precisión”.

Aplicaciones

El juego ya está disponible para descargar de forma gratuita para cualquier persona que tenga un teléfono con sistema operativo Android o un iPhone, de Apple.

El formato de la aplicación fue creado en un evento de la CRUK que se llamó GameJam, realizado en marzo de 2013, que reunió a los científicos y oncólogos de la organización con 52 programadores informáticos, incluyendo académicos de tecnología de juegos de la City University of London y de OmniSoft.

En tan solo 48 horas ese equipo de hackers profesionales contribuyó con diversas ideas que resultaron en 12 aplicaciones, entre ellas Jugar a curar: genes en el espacio y Cell Slider, que pueden ayudar a investigar mejores métodos de diagnóstico y tratamiento.

Aunque los informáticos y los oncólogos solo se enfocaron en el cáncer de mama para la programación, en un futuro este tipo de aplicaciones puede servir para que todos los aficionados a los videojuegos colaboren con la investigación científica de varios carcinomas al mismo tiempo que se divierten.

El programa final que fue lanzado ayer lo desarrolló la agencia de Dundee Guerilla Tea con la asesoría de los científicos de la CRUK, quienes también contaron con el apoyo de las organizaciones The Rational Group, Citizen Science Alliance, Amazon Web Services, Google y Facebook.

Orfandad, otra secuela de los tumores

En México, de las 80 mil muertes relacionadas con el cáncer, más de la mitad corresponden a mujeres, muchas jóvenes, madres solteras o que son cabeza de familia que dejan huérfanos y sin protección a sus hijos, explicó Alejandro Juárez Ramírez, oncólogo del Hospital de la Mujer.

“En cáncer de mama se registran más de 6 mil decesos anuales, la edad promedio es de 45 años. Son mujeres que se encuentran en una etapa laboral, criando hijos. El impacto social que tiene su muerte es devastador para las familias que se quedan sin el pilar que es la madre, además de que los menores sufren repercusiones severas en su educación y formación”, señaló el especialista. Aunque el gobierno federal invierte 11 mil millones de pesos anuales para hacer frente al cáncer, resaltó Juárez Ramírez, “lo que sí queda claro es que mientras no haya una política de prevención de la enfermedad habrá huérfanos.

“Es un problema serio de salud. Claro que no todos los niños en México se quedarán huérfanos, pero esto sí afecta a un grupo considerable cuando la madre tiene cáncer avanzado de mama, cérvico uterino, de estómago, de pulmón o cualquier otro” que no se detecte a tiempo, concluyó el oncólogo.