Hasta el alcalde es cliente de La Blanquita

Doña Martha y Don Jesús, desde los años 60 preparan lonches con una disciplina para ubicar cada ingrediente, a fin de que en el primer bocado se saboree todo.

Torreón, Coahuila

Al ver que en los años 60 se vendía mucho pan, leche y lonches frente a la antigua Terminal Camionera de Torreón, ubicada en el centro de la ciudad, Jesús Saldaña y Martha Chairez decidieron poner un establecimiento donde siempre hubiera la opción de comer lonches.

En ese entonces el puesto llamado La Blanca, derivaría en los lonches que los torreonenses reconocen como los de La Blanquita. Los braceros eran grandes clientes, pero también quienes vivían en las colonias Compresora, San Joaquín, 5 de Mayo y del Cerro de la Cruz.

Doña Martha, mejor conocida por la clientela como "Blanquita" y Don Jesús, ven a sus poco más de dos años con orgullo su negocio que se convirtió de un sueño a un trabajo del día a día, donde han formado otra familia, pero ahora de trabajadores.

Convencidos de que de la vista nace el amor, desde hace ya muchos años preparan sus lonches con una disciplina para ubicar cada ingrediente a fin de que en el primer bocado se saboree todo.

"Mi hijo Manuel le enseñó a todas las chicas la forma de preparar los lonches", afirma doña Martha. La dedicación es innegable. A sus 83 años, Don Jesús todos los días se surte de productos en el Mercado de Abastos desde las 6 de la mañana para llevar al menos 6 rejas de verdura necesarias para cubrir el menú que a comparación del local donde iniciaron ya ofrece.

Aademás hay jugos, gorditas y barbacoa. La clientela es cautiva, muchos los frecuentan, aunque no todos los días, desde que estudiaban preparatoria o universidad.

Clientes de años

Manuel, quien trabaja en una clínica del IMSS cercana al negocio confirma que desde los 18 años lo atienden "como en casa", y le sirven su lonche tal y como le gusta, "con el pan tostadito" completa la frase doña Martha.

Además de Manuel, uno de sus clientes asiduos durante su temprana juventud fue el ahora alcalde Miguel Riquelme quien hace poco reconoció a Martha Cháirez como "ciudadano vencedor".

Los ejes claves que han mantenido en pie a esta lonchería dicen sus mismos dueños, son la disciplina, la limpieza, el servicio siempre al cliente y el buen trato a sus empleados.