REPORTAJE | POR PATRICIA CHAGOYA

Kidzania hace divertida la Feria

En la Feria de León 2014 hay una ciudad en miniatura en la que los pequeños aprenden diferentes profesiones.

León, Gto.

Una pequeña ciudad con enorme diversión para los pequeñines se instaló en la Feria de León por primera vez.


Es la ciudad de Kidzania, donde los niños leoneses y de toda la República, que visiten la Feria de León, podrán aprender jugando distintas profesiones.


Ser un reportero, un fotógrafo profesional, bolero, mecánico, chef y bombero, entre otras profesiones, es lo que los pequeños pueden aprender en esta mini ciudad, que está ubicada en el Poliforum de León.


Una pista de carreras, una pizzería, una cancha de futbol, un hospital, una nevería, una escuela de manejo, una pared para escalar y muchos más lugares para divertirse, se encuentran en esta ciudad.


Son más de 40 actividades las que los niños pueden desempeñar en las 18 pequeñas réplicas de edificios y locales que ahí se encuentran.
Franchesca Bujaidar Castro, de 7 años, llegó desde muy temprano a Kidzania.


Acompañada de su mamá, se divirtió y ejerció distintas profesiones.


Se tomó fotos, se maquilló, pero lo que más disfrutó fue que se convirtió en doctora por un día, una de las profesiones que le gustaría ejercer cuando sea grande.
Desde que su mamá le comentó que llegaría Kidzania a la Feria de León 2014, Franchesca anhelaba ir para atender en el Hospital a los pacientes.


"Mi mamá me dijo y a mí y a mis hermanos se nos hizo muy divertido estar aquí y sí me he divertido mucho", dijo Franchesca.


El día de ayer atendió a un bebé recién nacido (un muñeco), en el Hospital de Kidzania.


Fue bajo supervisión, que Franchesca aprendió a atender a este recién nacido.


Y aunque aún no sabe bien si de grande será doctora, como lo desea, Franchesca ya tuvo una experiencia inolvidable que posiblemente le ayudará en su vocación profesional.


"Me gustaría ser de grande doctora, para atender a la gente", expresó Franchesca.


De las salas del hospital, Franchesca salió muy feliz con un "Kidzo", un billete de Kidzania, que le pagaron por su labor.


Y es que al mismo tiempo que aprenden los niños alguna profesión, también reciben dinero por la actividad que desempeñan, para después gastárselos en algún servicio que requieran dentro de esta ciudad.