Karl Lagerfeld llevó la moda de Chanel al supermercado

El Grand Palais de París fue transformado para la ocasión en "Chanel Shopping Center", donde irrumpieron zapatillas y otros elementos del sportswear.

París

Con Karl Lagerfeld los desfiles siempre reservan sorpresas y para el otoño e invierno próximos Chanel lleva la moda femenina al supermercado, donde irrumpieron zapatillas y otros elementos del sportswear.

El Grand Palais de París fue transformado para la ocasión en "Chanel Shopping Center". "La última vez hicimos una galería de arte, es decir un supermercado para ricos, ahora hicimos el verdadero supermercado", lanzó Lagerfeld a los periodistas tras el desfile.

Mientras esperan que comience, los invitados se sacan fotos entre las góndolas y carritos del "supermercado", donde todos los productos, desde el agua mineral "Eau de Chanel" hasta las latas de conserva tienen el logo de la casa de modas con las dos "C" entrelazadas.

La modelo top británica Cara Delavingne abre el desfile en un amplio y largo tapado en tweed, una de las piezas mejor logradas de la colección. Por debajo lleva una especie de jogging rosado con agujeros. Sus zapatillas, obra de Massaro, hacen juego con el abrigo.

Las zapatillas, que ya había aparecido en el desfile de alta costura en enero, suben acordonadas sobre la pantorrilla, como las de un boxeador. "Me gusta que las mujeres sean como los hombres: todo el mundo camina sobre superficies planas", explica el diseñador.

La cantante Rihanna le siguió el tren y llegó al desfile en traje sastre Chanel y zapatillas.



Tweed con gafas de sol

Para el otoño e invierno próximos, el vestido y el traje sastre de Chanel pueden llevarse con un pantalón irisado, de cintura bien ajustada. Hay mucho colorido y energía en esta colección confortable, con cortes amplios y largos.

Una gran camisa gris estampada con formas geométricas azules, rosadas o rojas se asocian a un abrigo verde y un pantalón de cuero negro.

El tweed sigue siendo un elemento inevitable de la marca, presente hasta en el armazón de las gafas de sol.

¿Porqué presentar la colección en un supermercado? Karl Lagerfeld habla del "reflejo de la vida cotidiana en el lujo" y de influencia del "arte pop". "Si alguien lleva objetos muy caros proclamando 'miren lo caro que es' es una vulgaridad. Hay que saber llevar cualquier cosa como si fuese un vaquero de 100 euros, de otra forma no es elegante", agrega el diseñador, aunque admite que nunca va al supermercado. "Estoy muy ocupado con tantas colecciones, de modo que otros van por mí".

La actriz y musa inspiradora de Chanel, Keira Knightley asegura que probablemente no se vestiría con Chanel para ir al supermercado. "¡Pero voy con mi cartera Chanel, que tiene el tamaño ideal para llevar mi tarjeta de crédito!"


Gaspard Ulliel, el actor francés que participa en la campaña del perfume "Bleu" de Chanel, opinó que el desfile era "fantástico". "Tenía mucho humor, me gustó", dijo.

Después del desfile, los productos del falso supermercado quedaron a disposición de los invitados. El resto quedó para "una asociación".