Dron revela el saqueo de antigüedades en Jordania

Arquélogos se apoyan en el hallazgo del dron y algunos saqueadores para rastrear los objetos robados en el mercado negro
El cementerio en Fifa, de 5.000 años de antigüedad, está en una llanura del Mar Muerto de Jordania y contiene cerca de 10.000 tumbas, parte del vasto patrimonio arqueológico de la región.
El cementerio en Fifa, de 5.000 años de antigüedad, está en una llanura del Mar Muerto de Jordania y contiene cerca de 10.000 tumbas, parte del vasto patrimonio arqueológico de la región. (Especial)

En un extenso cementerio de la Edad de Bronce en el sur de Jordania, los arqueólogos han hallado una manera única de detectar el oscuro mundo del saqueo de antigüedades. Mediante fotografías tomadas por un dron, los investigadores están trazando exactamente dónde —y más o menos cuando— los ladrones robaron estas tumbas antiguas.

El cementerio en Fifa, de 5.000 años de antigüedad, está en una llanura del Mar Muerto de Jordania y contiene cerca de 10.000 tumbas, parte del vasto patrimonio arqueológico de la región.

Con base en las imágenes el dron y conversaciones con algunos saqueadores luego de ganarse su confianza, los arqueólogos tratan de seguir el rastro de vasijas y otros objetos robados hasta los intermediarios y compradores. Los arqueólogos tienen la esperanza de obtener una mejor comprensión del mercado negro y tal vez frustrar futuros saqueos.

Es un sofisticado trabajo de detective que empieza en el propio sitio, no muy lejos del Mar Muerto en Jordania y acaba entre los coleccionistas y compradores en todo el mundo.

Las fotografías aéreas detectan los puntos donde han ocurrido los saqueos más recientes en el cementerio. Esas imágenes pueden vincularse entonces con ollas de la Edad de Bronce que aparecen en tiendas de comerciantes, dijo Morag Kersel, arqueólogo de la Universidad DePaul en Chicago. Kersel, que dirige el proyecto "Sigamos las Vasijas", también comparte los datos con el Departamento de Antigüedades de Jordania a fin de combatir el saqueo.

En una mañana reciente, los miembros del equipo recorrieron a pie las tumbas devastadas, a veces haciendo crujir los huesos antiguos con sus botas, mientras un diminuto helicóptero de seis aspas zumbaba por encima. El uso de aeronaves teledirigidas se ha vuelto cada vez más común en los últimos años en la arqueología, en sustitución de dirigibles, cometas y globos para observar sitios de excavación desde el aire, según los expertos.

Chad Hill, un arqueólogo de la Universidad de Connecticut y quien construyó el dron utilizado en Jordania, lo dirigió hacia una parte del cementerio que no había sido mapeada todavía. El robot aéreo tomó fotografías que le permitieron a Hill ver con gran detalle cómo los saqueos han alterado el paisaje.

"Podemos ver el cambio a través del tiempo, no sólo 'alguien cavó una fosa enorme' y ver a dónde fueron movidas las piedras", dijo Hill. "Es un nivel de resolución de datos de los espacios que en realidad nunca fue posible hasta el último par de años", agregó.