Jason Wu toma la Semana de la Moda de Nueva York

El diseñador taiwanocanadiense triunfó en la segunda jornada de la Semana de la Moda de Nueva York, en la que también debutó el brasileño Gustavo Carvalho.

Nueva York

La provocación de ser entre futurista y conservador es el arte que domina Jason Wu, que hoy triunfó con su mujer severa y monocromática en la segunda jornada de la Semana de la Moda de Nueva York, en la que también debutó el brasileño Gustavo Carvalho, se consagró Stella Nolasco y cumplió Carmen Marc Valvo.

El diseñador taiwanocanadiense Jason Wu volvió a dar en el blanco sin necesidad de aspavientos, con la confianza de que en la limpieza está su gran momento y con el juego de opuestos en el que se mueve en la línea con su colección primavera-verano 2015.

Sus mujeres siempre tienen algo castrense. Esta vez, coleta baja, rictus severo y siluetas marcadas pero sin exuberancias. No hay necesidad de mezclar colores, como mucho algún jaspeado, y el calor no es motivo para el exceso: sus faldas para el día no son ni largas ni cortas y sus escotes enseñan lo justo para ni sobrexcitar ni aburrir.

Así es Wu: el pequeño gran diseñador, el ya no tan niño prodigio de la moda neoyorquina que no tiene miedo a ser clásico porque su sorpresa está en un buen gusto imbatible. El que calienta las pasarelas a fuego lento. Y su mujer es independiente, trabajadora, que claudica puntualmente en la transparencia, pero que no duda en llevar lana fría en pleno verano.

Blancos níveos, azules marinos, morados. La paleta es amplia, pero los colores nunca se mezclan.

Y llegada la noche, si bien sus patronajes no inventan la pólvora, su severidad se torna acuosa gracias al brillo de los materiales, que se tornan nacarados en los más claros, oceánicos en los rojizos y galácticos en los más oscuros. Pero su agilidad depende de una luz cambiante o un movimiento grácil de quien lo lleva.

El resultado es una moda atemporal que concluyó con dos hermosos vestidos carne de alfombra roja, especialmente el broche marino que, con dos mínimos tirantes en la espalda y un escote de cabaret, desemboca en una elegantísima falda de cola corta. Ovación para Wu y pleitesía a su filosofía de destacar los detalles, sin pretender causar sensación a primera vista.

Al lado de Gustavo Carvalho, de 22 años, Jason Wu, de 31, parece un veterano. Y es que el diseñador nacido en Rio de Janeiro trajo hoy a Nueva York la que es su segunda colección, que ni siquiera pudo presentar personalmente por problemas con el visado.

Su ropa para el próximo verano se aglutina bajo el nombre de "Intrínseco", que sintetiza lo polifacético de la nueva juventud brasileña: trabajadora y fiestera, urbana pero con ecos de una naturaleza superior a cualquier obra del hombre.

Unos diseños unisex con profusión de estampados, dorados y crudos. Los más femeninos juegan al palabra de honor o al top de tirantes cruzados. Y el zapato, casi siempre plano. "Es moda para las personas de hoy en día, que salen de su casa por la mañana y no vuelven hasta después de cenar y bailar y necesitan modelos polivalentes", explican desde la marca.

El caso de la puertorriqueña Nolasco, en cambio, aunque debuta en las pasarelas principales del Lincoln Center, no puede hablarse de una primeriza, sino la puesta de largo de una diseñadora con décadas a sus espaldas.

Para esta gran ocasión, ha compuesto una colección inspirada en la tradición de los santos de palo de Puerto Rico, una propuesta primavera-verano conformada principalmente por vestidos de cóctel y formal para la noche, en encajes y con amplios escotes a la espalda.

También con faldas largas de corte recto y de volumen, para las que eligió los tonos coral, azul, verde, dorado y blanco, y no faltó el pantalón corto, una pieza que siempre está presente en un guardarropa femenino para la temporada de verano.

Y, para terminar la jornada, una apuesta segura, la del estadounidense Carmen Marc Valvo, que en el momento de cumplir 25 años en la Semana de la Moda de Nueva York, decidió vestir de gala a casi todas sus modelos.

La elegancia clásica de Valvo tuvo como eje (o como ruptura) el cinturón ancho negro. Abajo, casi siempre, una falda suntuosa. Arriba, en cambio, todas las variedades, desde el escote en uve hasta el cuello halter. Colores casi siempre blancos o negros, como de cine clásico. Solidez llena de glamour y sabiduría añeja.

Y así, la Semana de la Moda se va de fin de semana, pero no descansa. Mañana Lacoste, Hervé Léger y Alexander Wang, entre otros, seguirán buscando los mejores "looks" para la próxima vez que venga el calor.