Impuesto al alimento de mascotas dejará hasta 500 mil perros en la calle

De los perros que ya se encuentran en situación de calle se podrían sumar alrededor de 250 a 500 mil animales más de aprobarse el impuesto a la comida de las mascotas.

Ciudad de México

Un perro, gato u otra especie animal domesticada forma parte de la vida cotidiana de miles de mexicanos que diariamente invierten tiempo, dinero y afecto en cuidar de sus mascotas. Pero no todos los animales gozan de bienestar, pues la mayoría habita en las calles, situación que podría agravarse con el impuesto a los alimentos de animales.

Luego de que el Ejecutivo propusiera la aplicación de un impuesto de 16 por ciento al alimento para mascotas y pequeñas especies, el abandono de perros y gatos se convirtió en una de las principales preocupaciones de las organizaciones que se dedican a salvar animales en situación de calle, debido a que se volverá más costoso atender y cuidar de una mascota.

De acuerdo con estimaciones de la Asociación Mexicana de Productores de Alimentos y Mascotas, de los perros que ya se encuentran en situación de calle se podrían sumar alrededor de 250 a 500 mil animales más, debido al impuesto que se generó a la comida de las mascotas.

[b]Un gravamen costoso[/b]

El impuesto de 16 por ciento a la comida de mascotas y pequeñas especies podría incrementar el número de perros que dejaran de tener un hogar debido al costo añadido que representará la manutención de las mascotas, lo que provocaría que la cantidad de animales callejeros y los problemas de la salud pública también se incrementen.

En México, existen alrededor de 23 millones de perros y gatos, población que indica una relación de 1 en cada seis habitantes en el país, de los cuales sólo un 30% está en un hogar y el resto pertenecen al rubro de animales callejeros, según información que algunos miembros de la Comisión del Medio Ambiente y Recursos Naturales de la Cámara de Diputados presentaron en 2011.

La gran cantidad de perros y gatos callejeros en México es un factor que repercute en la salud de los habitantes, pues las consecuencias de la presencia de animales abandonados en las calles afectan la salud de todos.

Desde personas mordidas por perros con rabia, la transmisión de enfermedades parasitarias intestinales y la contaminación del aire que las heces fecales provocan, son algunas de las principales consecuencias que generan en la salud los perros abandonados que habitan en las calles.

Sólo en un año, en el Distrito Federal se pierden o son abandonados 18 mil perros, número similar a la cantidad de personas que son atendidas por mordeduras de perros en la ciudad, registro que está entre 16 y 18 mil ciudadanos al año.

Además en la Ciudad de México hay un millón 200 mil perros, de los cuales 120 mil viven y defecan en la calle, lo que provoca que diariamente se produzca media tonelada de heces fecales y 182 anuales.

Las heces fecales de los animales callejeros pueden ocasionar la contaminación ambiental y de alimentos, lo que deriva en el incremento de enfermedades respiratorias o gastrointestinales.

Las asociaciones civiles que se encargan de recoger perros de la calle, alimentarlos, esterilizarlos y encontrarles una familia también se verán afectadas por el impuesto a los alimentos.

Cristobal es fundador de la asociación civil Adopciones San Cristobal, la cual se ha dedicado durante 13 años a recoger, alimentar y encontrar un hogar a cachorros, perros enfermos, atropellados, viejitos y perritas embarazadas en situación de calle.

Según el fundador, la amenaza del impuesto ya ha encarecido por precios del alimento que se comprara para alimentar a los perros del albergue.

“Antes nos alcanzaba para comprar 2 toneladas de alimento de las 6 que necesitamos mensualmente, ahora sólo podemos comprar 1.5 toneladas, lo que hará más difícil nuestra labor”, dijo Cristobal, quien también aclaro que las otras 4 toneladas salen de donaciones recabadas por miembros de la asociación.

El fundador del albergue también refiere que el aumento en el costo de algo “tan elemental como el alimento” puede ser un factor para que las personas abandonen a sus perros. “Parte de lo que la gente dice es ‘que ya no puedo’, ‘es que tengo tres o cuatro’. Estoy totalmente seguro que un aumento puede ser un factor para el abandono”, refirió.

[b]Cuidar a un perro: un bien[/b]

Tener una mascota en el hogar y cuidarla responsablemente puede ayudar a reducir la cantidad de perros en situación de calle y contribuir a que se reduzcan las afectaciones de salud que devienen de este problema.

Además de que tiene efectos positivos en la vida de algunos de sus dueños, pues la compañía de una mascota puede ayudar a revertir algunas carencias emocionales y a fomentar los hábitos de responsabilidad y disciplina en algunas personas.

En entrevista con Milenio, el psicólogo Jorge Negrete, especialista en antropología social por la Universidad Autónoma de México, dijo que tener una mascota puede ser un beneficio para las personas que enfrentan problemas de soledad y reducir en ellas las posibilidades de experimentar depresión.

“En el caso de los adultos mayores, hombres o mujeres divorciadas o personas que viven solas, las mascotas representan muchas cosas a nivel inconsciente como estabilidad, seguridad y compañía, lo que las puede ayudar a tener un equilibrio emocional e incluso prevenir que la persona caiga en situaciones de depresión”, expresó el psicólogo.

Además dijo que una mascota puede ser funcional en diferentes etapas del desarrollo de una persona. “En los niños, puede fomentar una noción de responsabilidad, además de generar y dar estructura a la vida” del infante, dijo el especialista.

Por otra parte, las mascotas pueden llegar a ser concebidas como “un integrante más de la familia”, pues ayuda a “solidificar ciertos vínculos familiares, que aunque no es un factor determinantes sí juega un papel muy importante”.