IBM usa computadoras para lucha contra ébola

La empresa informática colabora con el Instituto de Investigación Scripps en un proyecto que combinará la potencia de miles de computadoras pequeñas para que cada una resuelva incógnitas médicas.
IBM ofrecerá datos a Twitter como parte de sus servicios de análisis
Archivo. (Especial)

Oakland, California

IBM creó una manera en que la gente común puede donar la capacidad de sus computadoras o dispositivos móviles para apoyar la lucha mundial contra el ébola.

La gigantesca empresa de informática está colaborando con el Instituto de Investigación Scripps, en el sur de California, en un proyecto que combinará la potencia de miles de computadoras pequeñas a fin de que cada una resuelva incógnitas médicas, que de lo contrario requerirían la potencia de una supercomputadora.

"Esto nos permitirá lograr en meses lo que tardaría años", dijo Erica Ollmann Saphire, ingeniera biomédica en Scripps.

Varias universidades e institutos de investigación han usado programas de computación colectivos a fin de resolver problemas complejos. Durante los últimos 10 años IBM ha patrocinado un proyecto denominado World Community Grid, en que los voluntarios acceden a descargar software para usar la capacidad disponible de sus dispositivos.

Unos 680 mil individuos en 80 países se han inscrito en el programa de IBM, dijo Stan Litow, vicepresidente de la compañía. Los programas han impulsado investigaciones sobre la malaria, el sida, el cáncer y la contaminación.

El software se puede descargar gratis en www.worldcommunitygrid.org y se puede usar tanto en computadoras Windows como Mac, y en dispositivos Android, aunque no en los iPhones o iPads.

Litow dijo que el programa funciona sólo cuando el dispositivo está conectado a internet. En los dispositivos móviles, el programa funciona sólo cuando el aparato se está recargando y está conectado a una red Wi-Fi, para que no se desgaste la batería ni se incurran en gastos excesivos.

El usuario puede elegir cuándo quiere que su dispositivo use el programa, o puede dejar que lo haga automáticamente, dijo Litow. IBM promete también respetar la privacidad de los participantes y asegura que el programa no puede infiltrarse en otros archivos dentro de la computadora.

El programa divide complejos problemas de computación en miles de tareas más pequeñas, las asigna a dispositivos individuales y luego combina los resultados. Los voluntarios pueden recibir reportes sobre el avance del proyecto e IBM ha prometido que pondrá a disposición del público los resultados.