Diciembre del 2000 la fiesta para Monseñor Galván

En un atardecer cálido, banderines de colores amarillo y blanco enmarcaron la toma de posesión del tercer Obispo de Torreón. Descartó un vehículo para moverse desde Catedral hasta el Auditorio.
Historia de la Diócesis de Torreón.
Historia de la Diócesis de Torreón. (Milenio Digital)

Torreón, Coahuila

Miles de feligreses laguneros llegaron al Auditorio Municipal de Torreón el día 14 de diciembre del año 2000. Recibían con cariño al Tercer Obispo de la Diócesis, en los albores de un nuevo milenio.

En un atardecer cálido, banderines de colores amarillo y blanco enmarcaron la toma de posesión de Monseñor Galván Galindo, que fue una fiesta popular.

Descartó un vehículo para moverse desde Catedral hasta el Auditorio y se aventó a pie el recorrido.

Lo acompañaron altos dignatarios del clero, entre ellos, don José Trinidad Medel, Arzobispo de Durango, pero también la gente, sacerdotes de aquí, de allá, todos los que pudieron venir.

Se inauguró el Santuario del Cristo de las Noas, complejo turístico casi único en su categoría, que es ahora símbolo de la región y para el que se invirtieron 29 años de la vida del sacerdote Rodríguez Tenorio y colaboradores.

El Cardenal Norberto Rivera declaraba que México vivía tiempos difíciles a fin del año 2000, hasta mandó un mensaje a los delincuentes, pidiéndoles que se arrepintieran, convirtieran y dejaran de lado todas las acciones que dañaran la integridad humana.

Una erupción violenta registró el volcán Popocatépetl, literalmente una prueba de fuego para el nuevo gabinete foxista, quienes se sentaron en una mesa, lejos de la erupción, para analizar las cosas.

Monseñor Galván Galindo realizó su primer visita a un medio de comunicación, al corporativo de esta casa editorial.

Un gesto generoso, pues La Opinión a través del señor José María Mena, gran periodista, fue el primer medio de comunicación de Torreón que lo buscó hasta Ciudad Valles cuando se hizo público su nombramiento.

Convivió con todos, desde los ejecutivos de la empresa hasta nuestros compañeros de prensa que son muy trabajadores y además jacarandosos, aunque en aquella ocasión se portaron serios.

Pastores de Iglesias no católicas también hicieron manifiesta su bienvenida al nuevo Pastor Católico, en unidad por la fe cristiana que las une a todas, con quien dijo Galván Galindo, se tenía que privilegiar una relación de respeto.

Y en el marco de las festividades de diciembre, Monseñor mandó un mensaje a la feligresía lagunera, pidiendo moderación sobre todo en el alcohol. También a través de las páginas de La Opinión, mandó un afectuoso saludo de navidad al pueblo.

Ese mismo diciembre, Su Santidad nombró a Guiseppe Bartello como nuevo Nuncio Apostólico para México.

Al día 28, para como quien dice cerrar con broche de oro esta gran fiesta de bienvenida, se inauguró el Santuario del Cristo de las Noas, complejo turístico casi único en su categoría, que es ahora símbolo de la región y para el que se invirtieron 29 años de la vida del sacerdote Rodríguez Tenorio y colaboradores.

Monseñor Galván Galindo estuvo acompañado en esta actividad por su Excelencia Don Luis Morales Reyes, Segundo Obispo de Torreón y para entonces Arzobispo de San Luis Potosí.