Herencia del náhuatl en el español

Conoce las palabras que seguro no imaginabas que derivan de esta lengua indígena.
Archivo Milenio
(Archivo)

Ciudad de México

Con más de un millón 544 mil hablantes, el náhuatl es la lengua autóctona más importante de de las 89 que existen en México (Censo de Población y Vivienda 2010, INEGI). La persistencia de voces provenientes del náhuatl en el español es innegable y se explica por la cultura, he aquí algunas palabras de uso común que derivan de esta lengua viva.

[b]Apapachar[/b]. Esta palabra que se refiere a abrazar o acariciar de modo cariñoso a alguien, o hacer que se sienta querido, proviene de “pahpatzoa” que significa ablandar una fruta con los dedos y también de “pachoa”, apretar o acercar algo a uno mismo.

[b]Palero.[/b] Los árbitros en los partidos de futbol son objeto constante de esta palabra, que viene de “palehuia” y significa favorecer, ayudar o sostener a alguien.

[b]Nene.[/b] De “nenétl”, muñeco.

[b]Cuate.[/b] En México, esta palabra es muy común y designa a un gemelo o amigo muy cercano. Deriva de “coátl”, que estrictamente significa culebra, pero que también se aplica para mellizos, pues según relatos indígenas, la primera mujer que tuvo gemelos se llamaba “coátl”.

[b]Tocayo.[/b] De “notocayo”, que quiere decir “mi nombre”, (“tocaitl”, nombre).

Metiche. Para designar a las personas entrometidas, esta palabra es una combinación del verbo español “meter” e “iche”, derivación de diminutivo náhuatl “tzin”, que se usa para referirse a vicios infantiles (pedinche, llorinche, lambiche).

[b]Nana.[/b] Usada para designar a la madre, abuela o nodriza, este término viene de “nanahtli” o “nantli”, madre.

[b]Chípil.[/b] De “tzípil”, niño u otra persona que desea ser mimada.

[b]Naco.[/b] Esta palabra que usualmente se usa en un tono despectivo para referirse a una persona ignorante o de condición social y económica inferior, es resultado de un probable acortamiento de “chinaco”, término que los conservadores aplicaron a los guerrilleros de la Independencia y la Reforma, a causa de su vestimenta rota y gastada; a su vez esta palabra viene de “chinacate”, y hace alusión a un gallo o pollo sin plumas.

[b]Chipote[/b]. De “xixipóchtic”, hinchado, se aplica cuando se recibe un golpe en la cabeza y aparece un aparece un pequeño abultamiento.

[b]Talacha.[/b] Para cualquier trabajo duro y fatigoso, deriva de “talacho”, herramienta parecida al zapapico y resulta de la combinación de “tlalli”, tierra, y la palabra española hacha.

[b]Coco[/b]. No la fruta, sino la pequeña herida o rasguño, es un acortamiento de “cocolistli”, epidemia o enfermedad.

Es importante señalar que, como lengua viva, el náhuatl está en constante evolución y para muchas de las palabras que lo componen, no existe todavía un consenso en cuanto a su significación e interpretación.

Las palabras presentadas arriba fueron tomadas del Diccionario del Náhuatl en el Español de México, una obra coordinada por el escritor y traductor mexicano Carlos Montemayor (1947-2010), miembro de la Academia Mexicana de la Lengua y además luchador social en defensa de las comunidades indígenas.