Sin clases 30 mil niños por huelga magisterial

En 1961, las pruebas nucleares del soviet no resultaron bien y Miguel Alemán se proclamaba en contra. El algodón mexicano perdía terreno contra las telas sintéticas, que se producían en el país.
Noviembre de 1961.
Noviembre de 1961. (Cecilia Rojas)

Torreón, Coahuila

Miguel Alemán, Presidente de México, se aventó una filípica contra el comunismo y las pruebas nucleares, pero no dijo nada de los vecinos del norte.

Después de poco más de ocho años, se retiró el cadáver de José Stalin de la Plaza Roja y se quedó en la muralla del Kremlin.

Mientras, Nikita reconocía que se les había chispoteado soviéticamente hablando y que tronaron en pruebas, una atómica más grande de lo que querían.

Se descubrió en Gómez un negocio fraudulento, a cargo de un gringuito refinado y un lagunero que timaban a personas en EU, ofreciéndoles a cambio de 5 dólares, ganancias que los pichones nunca vieron. Al gringo le salieron más delitos, como venta de carros contrabandeados.

Fue derrocado el presidente de Ecuador en sangrienta revuelta dizque comunista, pero impulsada por la fuerza aérea de aquel país, acusada de castrista. Washington se inquietó mucho con el golpe. Rusia muy sonriente.

Huelga magisterial en el país. En La Laguna al menos 30 mil niños se quedaron sin clases por que también acá tronó ese chicharrón, sobre todo en la presidencia que era la que les pagaba a los docentes, bueno a veces.

Vino a visitarnos el Ministro de la India Pandit Jawaharlal Nerú, cosa que ningún ministro de aquellos rumbos había hecho antes.

La prensa nacional lo llamó "Apóstol de la Paz", fue acompañado por su hija Indira Gandhi, quien sería una gran figura mundial en lo sucesivo. Después fue a EU y visitó Disneylandia.

Catástrofe sin precedentes en Guerrero con la llegada del ciclón "Tara", que se llevó todas las cosechas y el ganado. También dejó rastro de muerte.

Un deceso sentido fue el de don Artemio del Valle Arizpe, el día 15. Nació en Saltillo en el año de 1884 y fue un fecundo escritor que amaba a México.

Declaraba el Presidente López Mateos, que el mexicano era un ser capaz de vencer a la naturaleza y sí que tenía razón, hasta se pasó de profético.

Todo porque entonces se concretó el tendido de vías del ferrocarril Chihuahua-Pacífico, al que le traían ganas desde 1871.

Seguía muy mal la condición en el campo. Cerca de León Guzmán, Tiburcio Rodríguez que tenía 33 años, decidió quitarse la vida de una forma brutal: se amarró un cartucho de dinamita al cuerpo y los hizo estallar. Un día antes compró su propia cruz para la tumba.

Se escandalizó el mundo por que dos aviadores italianos de la ONU fueron capturados por soldados del Congo.

Carlos Estrada Sastre tenía 36 años y era columnista en el diario "Noticias" de Tijuana, un feroz crítico del gobernador Esquivel de Baja California. Su cuerpo maltrecho y ensangrentado fue localizado. 

Eso fue lo de menos. Los mataron y los cortaron en trozos que luego se vendieron en el mercado.

Nadie ha reclamado nunca de forma vehemente las atrocidades contra la población del África, o de Australia, o Asia o América.

A fin de mes otra tragedia: un centro de bienestar del IMSS estalló por una fuga de gas, en las inmediaciones de la Villa de Guadalupe.

Se celebraba una fiesta infantil y el saldo mortal incluyó lamentablemente a muchos niños y mujeres. Se temía un ataque, pero fue un accidente.