El adiós de un grande, falleció Diego Rivera

Durante noviembre de 1957 los rusos, por novedosos, mandaron a Laika al espacio. La perra murió cuando volvía a la tierra, mientras Edward Gein sembró terror con sus asesinatos.
Noviembre de 1957.
Noviembre de 1957. (Cecilia Rojas)

Torreón, Coahuila

Tras el lanzamiento del icónico Spútnik, los gringos se declaraban como si estuvieran despertando de un sueño largo.

Para La Laguna, la noticia del año fue que por fin Torreón iba a tener su propia Diócesis y todas las pías gentes de acá ya andaban muy contentas.

Los científicos reconocían que los rusos no jugaban con esas cosas, y que iban directo al objetivo. No como otros.

Ya veían a los rusos con una pata en la Luna. El mundo anduvo con el pendiente de si volvía viva o no la perra sideral Laika, pionera del espacio que tripulaba el satélite soviético.

Una insensatez, porque todo era tan experimental, que la pobre murió al regresar la nave y quemarse en la atmósfera.

Muy angustiados con que un tercio del mundo estaba bajo el dominio comunista, que se pavoneaba de sus logros científicos que eran bastantitos.

Por cierto que al líder soviet Zhukov, casi como marca de polvito para aguas frescas, se le achacaban, tras su caída del partido comunista, un montón de problemas mundiales.

Ahora nos domina el horror. Pero mientras, desde el Vaticano decían que ni la ONU ni el comunismo iban a salvar al mundo, pero que el catolicismo sí.

Por acá por La Laguna se nos acabó el combustible y estábamos como la dona, inmóviles. Hubo elecciones en Torreón, para el ayuntamiento, pero estuvieron muy aguadas ya que ni pedradas hubo.

Había mucha miseria en los ejidos y la gente no tenía modo de sobrevivir. Casi como ahora. Se pedían para ellos modos de ganar honestamente la vida. Pero pues si por eso ya les andaba. De pilón llegó el frío muy feo, de sorpresa pero feo.

Con tanta cosa del espacio, la gente ya veía ovnis por aquí y ovnis por allá, que nada más andaban asustando.

En los EU andaba uno que paralizaba a los automóviles, quizás de alguna raza alienígena de tránsitos.

Ingrid Bergman estaba hasta la ídem de ser molestada por montón de periodistas metichones. La belleza se había divorciado de su primer marido para irse con el director italiano Roberto Rossellini.

Falleció Diego Rivera hacia el día 24 en la capital de México. Como pasa siempre, los muertos eran los más buenos, aunque Diego si fue un jijo, pero que artista. A Eisenhower le dio un ataque en el cerebro pero se recuperó bastante bien.

México hizo una escandalera porque la ONU no quería que se integraran a la comisión de desarme, pero México se armó y al final si los metieron.

EU tuvo en su casa el horror cuando el asesino serial, Edward Gein, declaró haber descuartizado a una vecina de la localidad donde vivían en Wisconsin.

Pero los policías no estaban preparados para lo que hallaron en la casa de Gein: miles de restos humanos, algunos como lámparas, una máscara de piel facial, sangre y muerte.