Peligro de boicot para los Olímpicos de Rusia

Durante 1980, el Mercado Alianza estuvo a punto de volver a quemarse, igualito que un año antes. Llegaba a México el IVA, que sigue dando lata actualmente, mientras Rusía invadía Afganistán.
Enero de 1980.
Enero de 1980. (Cecilia Rojas)

Torreón, Coahuila

Rusia acababa de invadir Afganistán con unos 45 mil soldados, para empezar.

En la maña lagunera de olvidarlo todo, la presidencia municipal iba a funcionar desde el día 2 en Juárez y Degollado, porque el edificio de Matamoros entre Galeana y Ramón Corona, de 1921, lo iban a tirar para hacer una nueva presidencia. ¿Les suena?

El país oriental había firmado en el 78 un tratado con Moscú de "amistad", ah pa´ amiguitos, que entre otras cosas, permitía al soviet intervenir militarmente para protegerlos, pero así les fue a los rusos. Claro, el mundo occidental enloqueció por tanta osadía.

EU y China anunciaron medidas represivas. Manifestantes en pro del Ayatola, puros hombres, andaban ahí en Irán.

Irak tenía su crisis de rehenes y el vicepresidente de EU fue a ver si los podía traer, pero estaba igual o peor que Kissinger de listo.

Y nos convinieron las sanciones, porque México quedó en comprar granos y cereales que EU se negó a vender a los rusos. Mucha guerra fría, pero bien que hacían negocios.

Los vuelos como que iban dejando de ser negocio. En el que vino de México a principios de año, venía un solo pasajero que viajó como rey y hasta se chivió cuando bajó.

López Portillo le mandaba decir a Jimmy Carter que nadie nos iba a decir que hacer con lo nuestro, mjm, que íbamos a manejar nuestro petróleo con independencia y que cuánto le daba, si puesto o para llevar.

Por cierto que en aquel enero, nos dejaron caer el IVA, que aún nos atosiga.

Tragedia en la capital: un camión con grava se quedó sin frenos y se fue de reversa en una pendiente, arrollando a un grupo de niños excursionistas y sus maestros.

Murieron 19 menores de entre 7 y 10 años y cuatro adultos. El chofer tuvo la decencia de entregarse, lleno de pena y tristeza.

Quien volvió de un presunto secuestro a cargo de alumnos, fue el director de ECA, que llegó derechito a su casa la noche del nueve. Pero no quiso decir nada. Trabajadores de la UAC andaban bien asustados.

En diciembre del 79 se había quemado el Mercado Alianza. Para aquel enero de nuevo el fuego estuvo a punto de llevarse este vestigio del antiguo Torreón, que no obstante, ha 'aguantado vara' como dicen.

Andaba el run run de que por lo de Afganistán, iban a boicotear los juegos olímpicos que serían en Rusia en ese año, más que nada porque cambiar la sede ya no se podía. Aunque Carter si quería el compló.

Con el año nuevo, subieron de precio muchas cosas, como el azúcar. De pilón querían que los refrescos y los huevos también fueran más caros.

Una presa se desbordó en Tijuana, Baja California y dejó a miles de damnificados, además de la ciudad incomunicada. Para no variar, el presidente Jolopo fue nomás a estorbar.

Ya iban a batallar las personas para hacerse sus "pollas", esa exótica mezcla de soda y huevo crudo. Tampoco había carne y hasta hubo conatos de grescas por medios kilitos.

Amnistía Internacional señalaba a México por omitir información acerca de al menos 300 personas desaparecidas desde 1968, muchos detenidos en Tlatelolco. Por desgracia las cosas siguen igual, y los desaparecidos son miles.

Ay ese señor Jolopo. Andaba ahí de consejero con el gobierno de reconstrucción nicaragüense y dijo que había sido un error repartirle la tierra a los campesinos en México, para que ni se les ocurriera. No hubo nadie que le diera un coscorrón bien merecido.

Por fin, a fines del mes, se anunció que la federación iba a ser la que les pagara a los profesores de las escuelas primarias. Los municipios siempre quedaban muy mal.