Echeverría devalúa por solidaridad con el mundo

En 1976 Franco murió y los de la ETA andaban desatados. En África el odio racial era alarmante y EUA soportaba el pleito entre Jimmy Carter y Gerald Ford. La Laguna, mantenía al campo con pura "fe".
Octubre de 1976.
Octubre de 1976. (Cecilia Aguilar)

Torreón, Coahuila

Andaban en friega en África, con los odios al tope. El siempre presente y ajonjolí de todos los moles, también secretario de estado yanqui, Kissinger, llamaba a que no fueran gachos, que no anduvieran atizando las llamas del odio racial.

La presidenta del comité de damas de la PROFECO invitaba a las amas de casa laguneras a ser prudentes con su presupuesto, pero ellas ya eran muy prudentes por que los sueldos estaban muy mal.

El candidato Jimmy Carter le tiraba mucha ponzoña a Gerald Ford, aseguraban por ahí. Y pues el pobre de Ford no era muy brillante, así que Jimmy, tampoco muy dotado, aprovechaba las torpezas de su rival. Pleito de nivel chacha, con todo respeto para ellas.

Un violento ciclón atacó en Baja California, dejando en el primer reporte 800 muertos. Echeverría aún presidente fue a ver como iba la cosa y mientras estuvo por ahí, la ciudad de La Paz tuvo agua. Se fue y se llevó el agua, dejando el caos y los daños.

El presidente de la Confederación Nacional de la Pequeña Propiedad decía que a 40 años del reparto agrario, el campo lagunero vivía en la miseria y no mentía.

Los de la CNC lo negaron categóricamente y decían que no era miseria, sino necesidad. Todos sobrevivían con la fe.

Los de la ETA andaban desatados, como Franco ya se había muerto. Se especuló desde las esferas de gobierno que lo que querían los vascos era derrocarlos tanto al gobierno como a la monarquía, bueno, sospechaban no estaban muy seguros.

Mao Tse Tung murió en septiembre y lo iban a poner en ataúd de cristal. La sospechosa menos probable fue acusada: doña Mao o Chiang Ching, esposa, arrestada con otros tantos por orden del partido comunista chino, porque preparaba un golpe.

Igual y era golpe de pecho pero no le hizo. Le fincaron cargos por matar a Mao usando la tormenta, o el tormento o lo que fuera. Pero por favor, el señor ya andaba por los 70 y pico.

De nuevo Francisco I. Madero, Coahuila, era centro de subversión y encabezada ni más ni menos que por el sacerdote José Batarse, que en aquel mes prácticamente estuvo acuartelado en el templo. La policía perjudicial aseguraba que el cura tenía un arsenal guardado.

En el día de la raza, se inauguró la Basílica de Guadalupe nueva, la que ahora mismo está en funciones y a un lado tiene a la viejita.

El Obispo de Torreón y autoridades de la 'perjudicial' acordaron que el sacerdote se fuera de La Laguna.

Muchos maderenses fueron por él cuando ya mero se subía a un avión para irse. Era un buen hombre y ayudaba a la gente en todo. Al final, lo tuvieron que dejar partir.

Según Echeverría, la primer devaluación del peso de aquel mes fue por solidaridad con el mundo. 

La segunda y la tercera pues ya no, pero el peso andaba como ahorita, volando alto. Y otro aumento de precios y otro préstamo. Todos con el Jesús en la boca.