Historia de un Chisme

En La Opinión se publicó en 1918 el caso de un doctor al que le dijeron que un paciente había vomitado cinco pericos. Luego que había parido dos pericos, que uno y lo querían volver loco.
La gran Norka Rouskaya abandonaba La Laguna con rumbo a la ciudad de Chihuahua.
La gran Norka Rouskaya abandonaba La Laguna con rumbo a la ciudad de Chihuahua. (Milenio Digital)

Torreón, Coahuila

Por si fuera poco el caos en el mundo, llegan reportes de que en Japón había una nueva guerra civil y se habían enfrentado policías y ciudadanos. Los rebeldes, según esto, usaban dinamita para cualquier cosa.

Muy enojados estaban en Matamoros, Coahuila los agricultores, por que los particulares de la sociedad agrícola Vierna y Rojo andaban poniendo un bordo sobre el Aguanaval, para acaparar agua. Y pues eso no está bien.

Don Antonio Jordana vendía y compraba semillas, y era representante de un famoso tequila de nombre de pájaro negro. Su local estaba en Acuña y Ferrocarril.

Por cierto que los agricultores laguneros andaban con el pendiente de que si los dejarían o no exportar el algodón, que por cierto era de excelente calidad y muy cotizado.

Hasta principios del 1916, EU no era ninguna potencia bélica. Ellos estaban mas ocupados en otras cosas. Pero en menos de dos años, la cosa había cambiado bastante, recién entraron en la guerra.

Aunque aún era un país considerado amante de la libertad, lo cierto es que los gringos capitalizaron de manera increíble la guerra. Estaban en plena pujanza económica y de desarrollo tecnológico propiciado por el conflicto.

Uno de esos amenos textos que salían en La Opinión fue la "Historia de un Chisme". El asunto transcurría en un hospital, donde al doctor le dijeron que tal paciente había vomitado cinco pericos.

Luego que había parido dos pericos, que uno y volvieron loco al doctor. La cosa fue que de boca en boca, se corrió el chisme, y lo que pasó fue que el paciente había tenido un vómito tan verde como un perico. Y sigue pasando ese tipo de confusión.

La gran Norka Rouskaya abandonaba La Laguna con rumbo a la ciudad de Chihuahua. Al parecer ella no volvió a venir. Dejó encantados a los habitantes de estas tierras. Aquí seguía el violinista Dalmau que iba a dar su segundo concierto.

Como el presidente municipal de Torreón, Celso Castro se fue a Saltillo para ver al gobernador, se quedó cuidando el tabarete el primer regidor Virgilio García, a quien le llegaron los pendientes.

También Francia se especializó en la fabricación de artillería pesada para el combate en la gran guerra. Contra la horrorosa "Berta", cañón alemán potente, se hacían todas las inovaciones requeridas. En la foto, un cañón trasladado en equinos al campo de batalla.

Comerciantes laguneros traían la discusión de que a cuanto iban a agarrar el dólar gringo. Pero el dólar oro. El de papel, equis, como fuera. Los cambistas querían que cada dólar oro valiera dos pesos. Sería tan hermoso que eso ocurriera ahora.