Una chef brasileña es la mejor cocinera del mundo

Helena Rizzo ya fue elegida también como la mejor cocinera de América Latina y comparte con su marido, el español Daniel Redondo, los mandos del restaurante Maní de Sao Paulo.

Río de Janeiro

La brasileña Helena Rizzo, titular del restaurante Maní en Sao Paulo (Brasil) junto con su esposo Daniel Redondo, es la ganadora del premio Veuve Clicquot 2014 a la mejor chef femenina del mundo, informó hoy la revista "Restaurant".

Rizzo, que se formó en el gerundense El Celler de Can Roca -actual mejor restaurante del mundo-, donde conoció a su marido, ya fue elegida el año pasado mejor chef femenina de América Latina, en la inauguración de la versión latinoamericana de los premios a Los 50 Mejores Restaurantes del Mundo que concede "Restaurant".

La joven cocinera, que lleva veinte años en la profesión tras ejercer de modelo para pagarse sus estudios, será homenajeada en la ceremonia de entrega de los galardones a los 50 Mejores Restaurantes del Mundo, que se celebrará el 28 de abril en Londres.

Está previsto que este año Helena Rizzo publique su primer libro de cocina y abra su segundo restaurante.

Rizzo (Porto Alegre, 1978), que empezó en la cocina a tiempo parcial en combinación con su empleo de modelo, trabajó en Brasil con grandes de los fogones como Emmanuel Bassoleil, Luciano Boseggia y Neka Barreto, y pasó dos años como jefa de cocina de Na Mata Café, en Sao Paulo.

Posteriormente, vivió temporadas en Italia y España, donde tuvo la ocasión de trabajar en la cocina de El Celler de Can Roca, que hoy ocupa el primer puesto de la lista de los 50 Mejores Restaurantes del Mundo.

Durante esa época, conoció a su futuro marido y compañero de cocina, el chef Daniel Redondo, con quien ahora regenta Maní en Brasil.

Rizzo retornó a Sao Paulo en 2004 y Redondo le siguió en 2005, un año antes de que Maní abriera sus puertas en el Jardim Paulistano, con una propuesta culinaria a dúo donde impera el respeto a las prácticas e ingredientes culinarios tradicionales de Brasil trabajados con técnicas modernas e influencia española.

Según ha destacado "Restaurant", un plato que personifica la cocina de Rizzo es su versión de las clásicas Mandiocas brasileñas, horneadas y servidas con espuma de tucupi, leche de coco y aceite de trufa blanca.

Rizzo se formó en el gerundense El Celler de Can Roca, actual mejor restaurante del mundo.

Al comunicársele el premio, la chef dijo que es un reconocimiento a su trabajo y al de todo su equipo.

"No soy, ni nunca he pretendido ser, 'la mejor chef femenina del mundo', esta es una decisión difícil de tomar -afirmó-. Cada uno de nosotros puede ser el mejor en una situación particular, en un momento dado, a los ojos de una determinada persona".

"¡Por supuesto, me siento muy feliz y honrada de recibir este premio y estoy agradecida por ello!", subrayó.

Rizzo deseó que "este premio haga que el mundo gastronómico esté atento a la obra de las chefs y de las cocinas maravillosas que hay en Brasil".

Por su parte, Joan Roca, de El Celler de Can Roca, dijo de la brasileña que "tiene talento, sensibilidad y pasión".

"Es auténtica y fiel a sus raíces", declaró.

Según "Restaurant", Rizzo se une a un grupo excepcional de mujeres con talento que incluye a Elena Arzak, de Arzak, en España; Anne-Sophie Pic, de la Maison Pic, en Francia; y la ganadora del año pasado, Nadia Santini, de Dal Pescatore, en la campiña italiana.

Está previsto que este año Helena Rizzo publique su primer libro de cocina y abra su segundo restaurante.

El restaurante Maní entró a la lista de los 50 Mejores Restaurantes del Mundo por primera vez en el año 2013, en el puesto número 46.