Los ingredientes que no te imaginas en una hamburguesa

Existen muchas variantes de este alimento que permite combinar muchos productos revolucionarios empezando por el pan y la carne.

Dos mitades de un bollo, en medio un trozo de carne chorreante de grasa y una hoja de lechuga marchita. Puede ser que para mucha gente una hamburguesa de este tipo tenga cierto encanto, pero existen variantes mucho más sabrosas. "La hamburguesa es un plato genial, porque permite combinar muchos productos, por lo que tiene muchas variaciones", dice el maestro parrillero alemán Tobias Walker.

No es de extrañar, por tanto, que la hamburguesa haya sido descubierta por muchos gastrónomos y se haya convertido en un nuevo plato que está de moda. Cualquier persona aficionada a la cocina puede experimentar en casa. "Para empezar, se puede elegir entre varios tipos de pan", dice Walker. Este experto recomienda pan chapata o pan tipo panini, baguette o pan rústico.

"Un bollo de centeno tostado en la parrilla se combina magníficamente con el filete de carne picada", asegura Walker. La clásica carne de una hamburguesa es la de ternera. "Lo mejor es elegir carne del cuarto delantero o pecho", dice Sascha Ludwig, chef del restaurante berlinés "Filetstück".

Para freír una hamburguesa puedes usar carne de pollo, pavo, ternera, cordero y hasta pescado.

Ludwig recomienda comprar la carne fresca y pedir al carnicero que la pase por la máquina de picar. Además de la carne de ternera también es sabrosa la carne de cerdo, cordero o pollo. La carne de cordero debe tener un contenido de grasa de alrededor de un 20 por ciento, al igual que la carne picada de ternera. La grasa hace que la hamburguesa esté jugosa."También se puede pedir una mezcla por partes iguales de cordero y ternera", señala Walker.

Para freír una hamburguesa de pollo o pavo en la parrilla también es necesario picar la carne. Sin embargo, a diferencia de la carne de ternera o cordero, la carne de pollo o pavo fácilmente se desintegra. "Por esto, hay que mezclar esta carne con un huevo o con pan rallado", recomienda Walker. Además, la carne de pollo o pavo debe meterse al frigorífico una hora antes de que se ase en la parrilla, para que adquiera consistencia.

Lo mismo vale para el pescado, que puede usarse para una hamburguesa no sólo con forma de filete, sino también desmenuzado. "El salmón o la lucioperca se prestan muy bien para una hamburguesa", dice Jan Gleue, chef del restaurante alemán "Vielmeer". También está rico un filete de atún brevemente asado a ambos lados en la parrilla sin que se cueza la parte interior".

Antes de ponerla en la parrilla, siempre hay que condimentar un poco la carne. Se puede dar un buen toque a la carne de ternera y la carne de cerdo con un poco de ajo, chile en polvo o pimentón, comino, sal, pimenta y cebolla. "Las semillas de mostaza mejoran el sabor de la carne de pollo y pavo", explica Walker.

Una hamburguesa vegetariana puedes hacerla de tofu, hongos portobello o champiñones gigantes de color marrón.

Para hacer una hamburguesa especial, también se puede variar la verdura y el queso. El cheddar es ideal para una hamburguesa con queso. Ludwig recomienda elegir un cheddar joven, que se derrite rápidamente. El cheddar añejo no se derrite muy bien pero le da a la hamburguesa un aroma más fuerte. Se puede utilizar ambos tipos de cheddar, poniendo una loncha encima de la carne y otra por debajo. "Por favor, no pongan lechuga tipo iceberg en la hamburguesa, porque no sabe a nada", advierte Gleue. El chef recomienda en su lugar canónigo, achicoria roja, rúcula o lechuga baby romana.

Aún falta la hamburguesa vegetariana: en vez de carne, se puede poner en el pan queso halloumi, tofu u hongos portobello, champiñones gigantes de color marrón. Después de quitar los tallos y las laminillas, primero hay que untar los hongos con una mezcla de aceite, vinagre balsámico, salsa de soja, mostaza Dijon y dientes de ajo.

Veinte minutos después hay que asar los hongos en la parrilla y al final se espolvorean con sal marina. Al mismo tiempo se asan a la parrilla rodajas de cebolla y pimentón rojo. La parte restante del adobo se pone en un bolillo de chapata. Entre las dos mitades del bolillo se ponen los ingredientes, así como hojitas de albahaca como adorno.

Walker recomienda asar a la parrilla muchas pequeñas hamburguesas. "Así uno puede degustar varios tipos diferentes en vez de uno solo". Ideal, pues, para una tarde de barbacoa con muchas sorpresas culinarias para los invitados.