Guzina Oaxaca el nuevo sabor de Mazaryk

El chiapaneco Maximiliano Leonardo Castañón, socio de la cadena AMPM, inauguró su décimo restaurante en el Distrito Federal.

Ciudad de México

El 29 de enero el chiapaneco Maximiliano Leonardo Castañón, socio de la cadena AMPM, inauguró en avenida Presidente Mazaryk su décimo restaurante en el Distrito Federal, Guzina Oaxaca, que con la asesoría del chef Alejandro Ruiz, se identifica por brindar platillos de autor. La cadena cuenta con otros establecimientos con nombres como Hamburger Club, Lua y La Lupe, también se encuentran restaurantes en Cuernavaca, Guadalajara y en Texas.

¿Cómo te iniciaste en la industria gastronómica?

Nosotros empezamos hace ocho años en Cuernavaca Morelos y hemos ido creciendo a lo largo de los años. En el DF tenemos alrededor de nueve restaurantes y son por conceptos, hay desde comida argentina hasta la mediterránea y cocina mexicana de todo el país. Este es el primer restaurante con un concepto de cocina de autor.

¿Cómo surge la idea de hacer o abrir un restaurante de cocina de autor?

Siempre nos ha gustado mucho la cocina mexicana y no teníamos uno de alta cocina mexicana y como tenemos una buena propuesta con Alejandro Ruiz pues quisimos vivir esta experiencia con él en el DF, con este restaurante de alta cocina oaxaqueña, y es uno de los cinco mejores chefs que tenemos en México entonces creemos que va a sonar mucho el restaurante.

¿Por qué eligieron al Chef Ruiz para este lanzamiento?

Lo elegimos por su cocina principalmente y por el don de gente que tiene. Yo soy de Chiapas y desgraciadamente no tenemos un chef como Alejandro, pero la comida es espectacular, si tuviéramos un chef con un concepto integrado lo traeríamos, pero hay que buscarlo para que podamos promocionarlo y capacitarlo más para que pueda salir la cocina chiapaneca.

El vino tinto Lleiroso es el protagonista del lugar, pues como el mismo Alejandro Ruiz nos dijo le encantó la combinación de este tinto con la comida oaxaqueña.

¿De toda la gastronomía del país por qué elegiste la cocina oaxaqueña?

Esta es una cocina y un concepto que se tiene que conocer en más lados, tiene que ser un escaparate para conocer a los buenos chefs mexicanos. Estamos para promover y tenemos una cultura muy padre del mezcal, que está muy de moda, me gusta mucho el concepto de hacer cosas de todas las regiones del país y que se puedan traer aquí en el DF. Ya estamos buscando un joven talento que podamos promocionar y capacitar más para que pueda salir.

¿En algún momento tienes pensado agrandar el concepto de tu restaurante o enfocarlo a otro tipo de cocina?

Con el chef Alejandro queremos crecer, buscar buenas ubicaciones y no repetir conceptos. Alejandro tiene una capacidad grandísima, pero dentro de lo que es la comida oaxaqueña sí queremos abrir más lugares. La cocina de Baja California está muy de moda, la de Ensenada, se trata de promover la cultura gastronómica de México.

¿Crees que la crisis que se vive en el país se vea reflejada en el éxito de tu restaurante?

El restaurante es el primero que sufre en una recesión, pero yo creo que es temporal, vienen muy buenos años para el país y hay que apostarle ahorita, creo que es el mejor momento y además hay que ser creativos y buscar oportunidades. Cuando estás muy bien es cuando te descuidas, hay que buscar conceptos nuevos, estrategias nuevas y en crisis es cuando más florece. No tenemos miedo, creemos que va a ser un buen año y va a estar muy bien.

Lleiroso

El vino tinto Lleiroso es el protagonista, pues como el mismo Alejandro Ruiz nos dijo le encantó la combinación de este tinto con la comida oaxaqueña. “Me encantó, tuve la oportunidad de probarlo en Oaxaca, ahora que lo probé por segunda ocasión creo que va muy bien con guisos con mucha personalidad, muy complejos y vale que si la cocina oaxaqueña es compleja. Por ejemplo el chef de Guzina, Carlos Omar, nos presentó un postre “Rosita de cacao”, una trilogía de chocolate compuesto por un mouse de chocolote, un rollo de chocolate con pulpa de guanábana y un chocolate caliente, y lo adornó con cacao amargo granulado en forma de rosita de cacao tostado, al probarlo con el vino no sabes que sabor.