¿Google ha empezado su declive?

Google necesita avanzar dentro del mercado de los dispositivos móviles para seguir manteniendo su lugar dentro del mercado
Un logo de las oficinas de Google en Mountain View.
Un logo de las oficinas de Google en Mountain View. (AP)

En la mira de las autoridades de la Unión Europea de la competencia por posición dominante, el gigante estadounidense de internet Google podría estar ya, según algunos analistas, en declive.

Aunque sigue siendo una de las mayores empresas mundiales en términos de capitalización bursátil y de aura, las perspectivas de Google en un ambiente tecnológico que evoluciona rápidamente hacia los aparatos móviles y las redes sociales podrían estar un poco ensombrecidas.

Así lo sugirió recientemente el analista y asesor Ben Thompson en un blog titulado "Peak Google", al indicar que el grupo pierde ritmo de crecimiento.

Según Thompson, Google podría estar en la misma situación que IBM en los años 80 o Microsoft en los años 2000, es decir, "una empresa muy rentable que por ahora domina el sector tecnológico y parece infalible pero que la historia mostrará que ya está en declive".

El grupo de Mountain View, California domina desde hace más de una década las búsquedas en internet y la publicidad en línea. Pero sus acciones bursátiles luchan por mantener su nivel desde que alcanzaron su punto más alto a inicios de 2014.

La compañía está presente en muchos sectores como los automóviles autónomos (Google Car), los anteojos (Google Glass), los globos dirigibles para conectar zonas aisladas (Projet Loon), los servicios de televisión y de pago y las redes sociales (Google+). Pero ninguno ha despegado verdaderamente.

Incluso en la publicidad en línea Google parece perder terreno frente a Facebook, que la integra en las funciones del sitio, señala Ben Thompson.

Aunque en el sector de la telefonía móvil Google impuso su sistema operativo Android que domina el mercado, las ventajas que obtiene no son evidentes. Los internautas utilizan aplicaciones las tres cuartas partes del tiempo que pasan en la red, lo que no reporta nada a Google en términos de publicidad en línea.

"El modelo comercial de Google se apoya en bases muy estrechas. Todo pasa por un solo pilar", indicó a la AFP Roger Kay, de Endpoint Technologies Associates.

La guerra del dispositivo móvil

Según los investigadores de eMarketer, Google mantiene desde hace tres años una porción de mercado de la publicidad en línea de aproximadamente 31%, cuando Facebook, Twitter y otros sitios han incrementado su parte de la torta.

En el caso de la publicidad en dispositivos móviles, su porción del mercado cayó a 35% este año, contra 46% en 2013, frente a la competencia de Facebook y de sitios chinos como Alibaba y Baidu.

"No diría que Google es un barco en peligro pero intentan tapar muchos agujeros", estimó Jeremy Kressmann, analista de eMarketer.

El sector del móvil es crucial ya que Google no tiene acceso a los datos de los internautas que utilizan las aplicaciones de Apple y que son esenciales para las publicidades dirigidas, subrayó.

Facebook "sabe mucho más sobre cada uno de sus usuarios, dónde están, y puede ser mucho más preciso", indicó Kressmann, recordando que estos son criterios muy importantes para los anunciantes.

Google recibe muy pocos ingresos de su sistema Android, pese a que actualmente equipa a más del 80% de los teléfonos móviles. Concebido inicialmente para atraer a los usuarios hacia otros servicios de Google, no ha cumplido realmente con su misión en ese terreno, estima Jan Dawson de Jackdaw Research.

"En muchos sentidos, Google pierde el control de Android y no logra monetizarlo al hacerlo una puerta de entrada a su ecosistema", subrayó este analista.

Otros intentan remplazar a Google en este mercado combatiéndolo en su terreno histórico, el motor de búsqueda.

Las firmas de capital-riesgo han invertido así más de 100 millones de dólares en compañías jóvenes que han buscado en los últimos tres años desarrollar productos competidores para este mercado, según el gabinete de investigación CB Insights.

Algunos de ellos, como Quixey, Swiftype, Wildcard y Vurb, buscan facilitar las búsquedas entre las miles de aplicaciones en las que Google está ausente.

"Muchas de estas empresas trabajan en lo que llamamos 'deep linking', que permite a los internautas acceder a ciertas funcionalidades de una aplicación móvil mientras reciben informaciones esenciales sobre su localización", indicó CB Insights.

En ese contexto, la investigación abierta por las autoridades europeas podría contribuir a erosionar la dominación de Google, como lo que ocurrió a Microsoft en los años 2000.

Pero Jan Dawson subraya que Google también podría aprender la lección de los problemas que sufrió Microsoft. "Es una empresa dinámica que tiene el potencial de transformarse más rápidamente y resistir mejor", estimó.