Gloria Vanderbilt, la gran dama de NY cumple 90 años

Proviene de una de las grandes familias de aristócratas estadunidenses; Vanderbilt estudió arte y se dedicó a la pintura y el diseño, sobre todo de moda.
Gloria Vanderbilt heredó la fortuna de su padre a los dos años.
Gloria Vanderbilt heredó la fortuna de su padre a los dos años. (Archivo AP )

Nueva York

Dinero, belleza y un apellido famoso: Gloria Vanderbilt proviene de una de las grandes familias de aristócratas estadunidenses, tuvo varios y famosos amantes y, ya con una edad considerable, sorprendió con un libro erótico. El jueves, la "it girl" neoyorquina por antonomasia cumple 90 años.

Gloria Vanderbilt no tenía ni siquiera dos años cuando heredó más dinero del que muchas personas podrían ganar a lo largo de su vida. Antes de llegar a la adolescencia, vivió una enconada disputa por su custodia entre su madre y su tía que saltó a los titulares de todo el mundo. Cuando cumplió 18 años ya estaba casada con un productor de Hollywood, al que seguirían otros tres matrimonios.

Su vida de heredera multimillonaria, con todos sus altibajos, llenó las páginas de la prensa del corazón en todo el mundo e hizo de esta descendiente de la famosa dinastía ferroviaria estadounidense una de las favoritas de la alta sociedad. "Salgo mucho a correr y vigilo la alimentación", dijo Vanderbilt al diario "New York Times". "Esa es la clave. Siempre tuve mucha energía".

Gloria Vanderbilt nació en 1924, hija única del heredero de la dinastía Vanderbilt Reginal y su segunda esposa, Gloria Morgan.

Vanderbilt hacía tiempo que cumplió los 80 cuando publicó su primer libro erótico, dejando atónitos a todos en Nueva York. "Tengo dos amigas muy burguesas que estaban totalmente en contra. Una me dijo que arruinaría mi reputación", contó esta mujer de sonrisa resplandeciente y marcadas mandíbulas.

Pero cuando era más joven, jamás habría podido escribir un libro así, explicó Vanderbilt, que actualmente reside en el barrio más chic de Nueva York: Beekman Place, junto al East River. "Lo único de lo que me avergonzaría es de que fuera un libro malo y lo único que me preocupó fueron mis hijos. Ya se sabe cómo pueden ser los hijos con sus padres. Pero los míos son inteligentes y me apoyan."

En una entrevista con el famoso periodista de CNN Anderson Cooper, uno de los hijos de Vanderbilt declaró que las "palabras más sorprendentes que una madre puede decir a su hijo son: 'Cariño, estoy escribiendo una novela erótica'". Pero añadió que su madre "es realmente única" y no todo lo que hace sigue sorprendiéndolo.

Gloria Vanderbilt nació en 1924, hija única del heredero de la dinastía Vanderbilt Reginal y su segunda esposa, Gloria Morgan. Su tatarabuelo fue el patriarca y fundador del millonario imperio de barcos y ferrocarriles Cornelius Vanderbilt, cuyo apellido da nombre entre otros a una universidad, varias calles de Manhattan y una gran sala en la Grand Central Station de Nueva York.

Su tatarabuelo fue el patriarca y fundador del millonario imperio de barcos y ferrocarriles Cornelius Vanderbilt.

La familia llegó a poseer (y aún posee) decenas de inmuebles de lujo en los mejores barrios de Estados Unidos, entre otros el Biltmore Estate en Carolina del Norte. Se trata de la vivienda más grande del país y actualmente se utiliza como museo.

Sin embargo, la vida de Gloria Vanderbilt no comenzó de manera precisamente feliz. Su padre falleció cuando ni siquiera tenía dos años, y le dejó en herencia varios millones de dólares. A cargo de gestionarla estaba su madre, que junto a la pequeña Gloria vivió en París, Londres y Nueva York y tuvo varios amantes.

Gertrude Vanderbilt Whitney desconfiaba del cambio de vida de su cuñada y solicitó ante los tribunales la custodia de Gloria, lo que condujo a un mediático y espectacular proceso. La relación entre Gloria Vanderbilt y su madre, fallecida en 1965, nunca fue realmente buena.

Vanderbilt estudió arte y se dedicó a la pintura y el diseño, sobre todo de moda. Durante una temporada, sus jeans eran los más vendidos, y también lanzó una colección de perfumes con su famoso apellido. Pero Vanderbilt tuvo problemas con sus socios, a los que acusó de fraude, y con el fisco, y perdió gran parte de su patrimonio.

Entre tanto, se casó cuatro veces: primero con el productor de Hollywood Pat DiCicco (1941-1945), después con el director de orquesta Leopold Stokowski (1945-1955), con el que tuvo dos hijos; más tarde con el cineasta Sidney Lumet (1956-1963) y por último con el escritor Wyatt Emory Cooper, con el que tuvo otros dos hijos y que falleció en 1978.

Además, por su vida pasaron numerosos amantes, entre otros estrellas como Marlon Brando ("superficial, pero guapo"), Gene Kelly ("como Brando"), Howard Hughes ("muy discreto"), Frank Sinatra ("mágico"). Pero pese a todo, Vanderbilt sigue afirmando que no sabe "nada de hombres".

La gran tragedia de su vida llegó en 1988, cuando uno de sus hijos se suicidó tirándose por el balcón delante de ella. Vanderbilt había intentado detenerlo, pero fue en vano. No obstante, la dama neoyorquina mantuvo el optimismo y siguió mirando hacia adelante, al igual que hace ahora. "Uno de mis secretos es que siempre estoy enamorada", dijo recientemente al "New York Times". "Estoy dedida a ser lo mejor que pueda mientras pueda."