San Juan de Pasto, la sorpresa de Colombia

Pasto es conocida como la “ciudad sorpresa” pues quien la visita se sorprende con sus iglesias, por las que ha sido declarada patrimonio religioso, por su gastronomía y por su especial topografía.
Una bonita imagen del santuario de Las Lajas, en San Juan de Pasto.
Una bonita imagen del santuario de Las Lajas, en San Juan de Pasto. (EFE)

Colombia


En medio del macizo colombiano, rodeada por cuatro volcanes y cobijada por cauces de los ríos que brotan de la estrella fluvial más importante de Colombia, se alza San Juan de Pasto, “la ciudad sorpresa”.

Capital del departamento de Nariño, en el sur del país, Pasto es conocida como la “ciudad sorpresa” pues quien la visita se sorprende con su rica historia colonial salpicada de bellas iglesias, por las que ha sido declarada patrimonio religioso de Colombia, por su gastronomía y por su especial topografía.

Pasto fue la última ciudad en independizarse en Colombia pues sus habitantes eran “más realistas que los realistas”, y por esto, en la Plaza de Nariño, en el centro de la ciudad, no se eleva la estatua del libertador Simón Bolívar, como en la mayoría de los pueblos colombianos, sino la de Antonio Nariño, precursor de la independencia y quien tradujo del francés al español los Derechos del Hombre.

La gastronomía pastusa, al igual que su historia, es única y se basa principalmente en el maíz, la papa y el cerdo, con los que se preparan deliciosos platos como el frito, el hornado, y los lapingachos (pasteles de papa). Igualmente, la región es conocida por preparar el cuy, un pequeño roedor de carne jugosa que se cocina inmediatamente después de sacrificado.

Estos manjares se pueden disfrutar en la Picantería Ipiales, uno de los restaurantes tradicionales de la zona, y es recomendable acompañarlos con maíz tostado, ají de tomate o de maní y una bebida gaseosa: La Cigarra, marca típica de la región. Para merendar, la panadería Alsacia es el lugar para disfrutar del mejor pan de queso y la mejor avena de la ciudad.

Uno de los paseos obligados es el recorrido religioso por las diez iglesias principales de Pasto, que están repletas de tesoros arquitectónicos y de historia. Se destacan la catedral, el templo Cristo Rey, la iglesia de San Juan (antigua catedral) y la Iglesia de Las Mercedes.

Para disfrutar de la imponente topografía de la región, lo ideal es tomar un coche y viajar a la laguna de La Cocha, el más grande depósito natural del país, que contiene la isla de la Corota, declarada santuario de flora y fauna por albergar una gran diversidad natural.

No obstante, la naturaleza puede disfrutarse sin necesidad de salir de Pasto, pues con solo levantar la mirada se ven las montañas que la rodean e, incluso en días soleados, puede observarse el volcán Galeras, que permanente asusta con sus fumarolas.