Francisco convoca a reunión a cardenales de todo el mundo

Otras juntas han sido programadas antes del consistorio, entre ellos el sínodo de obispos.
En el consistorio, el pontífice “creará” nuevos purpurados.
En el consistorio, el pontífice “creará” nuevos purpurados. (ALESSANDRO DI MEO /EFE)

Ciudad del Vaticano

El papa Francisco celebrará el próximo 22 de febrero su primer consistorio, para lo cual convocó al Vaticano a los cardenales de todo el mundo, informó ayer la sede papal.

Durante el consistorio o asamblea de cardenales el papa latinoamericano “creará” (término religioso) nuevos purpurados, siendo la primera designación de estos durante su pontificado.

Antes del anuncio, el pontífice presidirá una reunión del equipo de ocho cardenales de todos los continentes que lo asesoran en la reforma de la curia romana y que estudian medidas profundas y no meros retoques a la Constitución para reglamentar el funcionamiento del gobierno central de la Iglesia.

Otras reuniones han sido programadas antes del consistorio, entre ellas la de los 15 cardenales encargados de vigilar las reformas económicas del Vaticano, así como un sínodo de obispos.

El pontífice, quien defiende una gestión menos centralizada y más democrática de la Iglesia, convocó también un sínodo de obispos, ya que desea transformar esas reuniones en una suerte de asamblea permanente encargada de aconsejarlo, aún a distancia.

Incrementar la llamada “colegialidad” o necesidad de tomar medidas colegiales dentro de la Iglesia, principio que nació tras el Concilio Vaticano II (1962-65), es uno de los objetivos del papado de Francisco, elegido para renovar la institución, sacudida en los últimos años por graves escándalos.

El próximo febrero el Colegio de Cardenales debería estar formado por 201 miembros, de los cuales 106 cuentan con derecho al voto, por tener menos de 80 años.

Francisco puede designar 14 purpurados más si quiere respetar la tradición de 120 cardenales electores fijada por Pablo VI, aunque no hay nada que le impida superar esa cifra ni mantenerse por debajo.

El último consistorio fue celebrado por Benedicto XVI en noviembre del 2012, durante el cual intentó equilibrar el colegio cardenalicio, dominado por cardenales europeos.

Se retira a monasterio

El obispo alemán al que el Vaticano separó de su diócesis debido al escándalo provocado por el costo exorbitante de su residencia se ha retirado a un monasterio en Baviera.

Francisco expulsó la semana pasada al obispo de Limburgo, Franz-Peter Tebartz-van Elst, de su diócesis mientras la Iglesia investiga por qué invirtió 43 millones de dólares en la residencia episcopal.

No se especificó cuánto durará el retiro, pero funcionarios de la diócesis de Limburgo dijeron que la investigación finalizará en enero.

Se desconocía el paradero de Tebartz-van Elst desde el anuncio del Vaticano. Un monasterio benedictino en Metten, Alemania, dijo que arribó al lugar para un “periodo de recuperación espiritual” de duración indeterminada.