Felipe Enríquez ofreció 10 camionetas por vocho de Mujica

El ex candidato a la alcaldía de Monterrey hizo una oferta al presidente de Uruguay, a cambio del emblemático automóvil Volkswagen 1987 en el que ha conducido a lo largo de su mandato.
El presidente de Uruguay, José Mujica, ya ha recibido dos ofertas por su Volkswagen 1987.
El presidente de Uruguay, José Mujica, ya ha recibido dos ofertas por su Volkswagen 1987. (EFE )

Monterrey

El ex candidato a la alcaldía de Monterrey, Felipe Enríquez Hernández, ofreció 10 camionetas de doble tracción al presidente de Uruguay, José Mujica, a cambio del emblemático automóvil Volkswagen 1987 en el que ha conducido a lo largo de su mandato.

Según información que divulgó hoy CNN en Español, Enríquez, quien se desempeña ahora como embajador de México en aquella nación suramericana, habría hecho la oferta durante una reunión con el cuerpo diplomático acreditado en Uruguay.

La propuesta del embajador mexicano y ex contrincante de Margarita Arellanes en la elección por la alcaldía de Monterrey en 2012, habría sido la segunda que recibió el mandatario por el vehículo con el que ha simbolizado la austeridad que ha promovido durante su administración frente al gobierno uruguayo.

"Me sorprendió un poco todo esto y al principio dudé y no le di tanta importancia. Pero después me llegó otra propuesta y me lo tomé un poco más en serio", dijo Mujica en declaraciones que CNN cita, y que habría sido hechas a su vez al semanario Búsqueda.

Luego de la propuesta del diplomático nuevoleonés, Mujica recibió una segunda oferta, ahora de un millón de dólares, para vender su Volkswagen.

En esa ocasión la petición fue en nombre de un jeque árabe y la recibió durante la cumbre de países del G-77+China, realizada en junio en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia.

El mandatario habría señalado que de concretarse la venta, los recursos se destinarían al Plan Juntos "o lo que sea para favorecer al Uruguay".

Medios locales informaron que Enríquez expresó su admiración por el presidente José Mujica, de quien dijo: "como un profundo admirador de la figura del presidente Mujica, de su legado, de sus valores humanos, de su real prédica solidaria con los más necesitados, a quienes, entre otras cosas, ayuda con la mayoría de su salario de jefe de Estado".