REPORTAJE | POR DAMIÁN RAMÍREZ LIMÓN

Casa de la Morelos, hogar de "la Dama de Blanco"

En el municipio de San Pedro de las Colonias, Coahuila

En los tiempos de la Revolución fue usada como cuartel militar. Ahí murieron muchos hombres y mujeres. Ahora cuentan que aparece una silueta mujer vestida de blanco, llevando en su mano, siempre una sombrilla del mismo color.

Casa de la Morelos, hogar de "la Dama de Blanco".
Casa de la Morelos, hogar de "la Dama de Blanco". (Damián Ramírez)

San Pedro, Coahuila

Un alma en pena por lo regular después de su muerte ronda el lugar donde en vida pasó sus mejores o igual sus peores momentos.

Dicen que cuando un alma sin luz quiere descansar en paz, busca la forma para que los mortales encuentren sus restos y los pongan en un campo santo, para ya no deambular más por los pasillos del purgatorio, los cuales están entre la línea del más allá y el mundo de los vivos.

Pero, mientras un alma en pena no encuentre su descanso, seguirá deambulando entre los vivos, algunos tal vez la podrán ver y sentir, otros tal vez sólo escucharán platicar sobre ella, pero de igual manera, aunque sea en pláticas, ese ser de antimateria estará presente y nadie querrá topárselo en el camino.

"Hay quienes dicen que es un alma en pena que busca la paz. Otros señalan que en esa casa, hay dinero enterrado y que quien ve a "la Dama de Blanco", es el afortunado del tesoro".

*En tiempos de la revolución, San Pedro fue sitiado y muchas de las casas de aquellos tiempos fueron usadas como cuarteles militares, donde murieron muchos revolucionarios víctimas de las balas enemigas o por las enfermedades infecciosas que contraían.

También, hubo mujeres que fallecieron en esos cuarteles, muchas... de una manera violenta que hizo que sus almas después de la muerte, siguieran deambulando en ese mismo sitio, buscando como, descansar en paz.

Sobre la avenida Morelos entre las calles Leona Vicario y Gómez Farías de la zona centro de San Pedro, se ubica la casa de la familia Esparza Soto.

En los tiempos de la Revolución fue usada como cuartel militar.

La señora Norma Rebeca Estrada Esparza, relata que su abuelo Pablo Esparza Gutiérrez a quien en vida le decían "el Charro", ya fallecido, le contaba cuando era niña, hace aproximadamente cuarenta años, que en esa casa se aparecía una mujer vestida de blanco, llevando en su mano, siempre una sombrilla del mismo color.

En su aparición recorría toda la extensión de la casa, como si buscara una habitación en particular que al encontrarla, su silueta desaparecía por completo, sin dejar rastro alguno.

"Mi abuelo murió hace como diez años, pero nunca dejó de contar la historia de la mujer vestida de blanco, él aún vivió en esta casa cuando no estaba remodelada, cuando aún se encontraba semejante a como la dejaron los revolucionarios, llena de puertas y pasillos por donde se paseaba el alma en pena de "la Dama de Blanco", como muchos la llaman".

"Ahora la casa fue remodelada, aquí tenemos nuestro negocio del giro refaccionario, pero de igual manera, el patio y algunas de las habitaciones, no han perdido el misticismo de aquellos tiempos, donde la muerte siempre rondó a los revolucionarios heridos y en guerra".

Mencionó que ella nunca ha visto nada, pero afirmó que sus tías Máyela y Juana, sí han visto a "la Dama de Blanco" en sus visitas a la casa.

"Cuando me platicaron lo sucedido, yo me quedé pasmada, ya que afirmaron que es una experiencia horrible, donde la piel se pone chinita y la sangre se va hasta la cabeza".

"Mi prima Máyela me platicó que ella salió al baño un día después de la media noche y justo cuando pasaba por el altar en honor a San Judas Tadeo, de quien somos devotos en la familia y que se ubica en el pasillo principal de la casa, de repente sintió una sensación extraña que la llenó de miedo".

"Dejó de contar la historia de la mujer vestida de blanco, él aún vivió en esta casa cuando no estaba remodelada, cuando aún se encontraba semejante a como la dejaron los revolucionarios".

"Como toda católica, mi prima comenzó a rezar y siguió caminando hacia el baño, ninguna de sus oraciones fueron efectivas y cuando acordó, la silueta bien moldeada y bien vestida de la mujer, caminaba de puerta en puerta, su vestido blanco se reflejaba en la luz tenue del pasillo al igual que su sombrilla, simulando a las damas de sociedad de aquellos tiempos revolucionarios".

Mayela sólo se quedó parada, observando el andar de "la Dama de Blanco", quien al encontrar su habitación, desapareció como decía mi abuelo, sin dejar rastro.

"Algo que me mencionó mi prima, es que al voltear hacia abajo se dio cuenta que la mujer iba en viento, lo que hizo, que su miedo fuera más grande, al grado de desmayarse del susto".

Doña Norma aseguró con voz temblorosa, que otros miembros de la familia han visto al espectro del más allá.

Mencionó que hay quienes dicen que es un alma en pena que busca la paz. Otros señalan que en esa casa, hay dinero enterrado y que quien ve a "la Dama de Blanco", es el afortunado del tesoro.

"Nadie sabe, nadie supo, lo que sí queda claro, es que "la Dama de Blanco" sigue recorriendo los pasillos de esa casa y cierto es, que quien llega a verla, jamás se olvida de tan macabra y horrible experiencia".