Facebook se pone "retro", revive las salas de chat

La aplicación Rooms sirve como espacio virtual para compartir fotos, video y textos en conversaciones sobre cualquier tema.
'Rooms' permitirá a sus usuarios crear salas o foros virtuales para conversar de lo que sea.
'Rooms' permitirá a sus usuarios crear salas o foros virtuales para conversar de lo que sea. (Facebook)

San Francisco

Facebook lanzó su aplicación Rooms en Estados Unidos y Reino Unido que permitirá a sus usuarios crear salas o foros virtuales para conversar de lo que sea y usando el sobrenombre que quieran, como ocurría en los primeros días del internet.

El software Rooms introducido en los dos países para los dispositivos iPhone hizo su debut en momentos que Facebook trata de hacer las paces con usuarios descontentos por tener que usar sus identidades reales en los perfiles de líder mundial en redes sociales.

"Una de las cosas que nuestro equipo ama más sobre el internet es su potencial de dejarnos ser quien queramos ser", señala una publicación en un blog del Laboratorio Creativo de Facebook.

"Es por eso que en Rooms tu puedes ser la 'Mujer maravilla' o usar cualquier nombre que te haga sentir cómodo y orgulloso", añadió.

La aplicación le da un giro a los teléfonos inteligentes en los foros de discusión, que eran muy populares en los inicios del internet.

"Foros, tableros de mensajes y salas de chat donde se encuentra gente que no debe necesariamente compartir su ubicación o conexiones sociales, pero que tienen algo en común", añadió el Laboratorio Creativo.

La aplicación sirve como espacio virtual para fotos, video y textos compartidos con el espíritu de tomar parte en conversaciones sobre temas escogidos.

El lanzamiento de esta aplicación ocurre semanas después de que la política de publicar "nombres reales" de Facebook obligó a artistas de "drag queen" a cerrar sus cuentas en esta red social y provocó las protestas de la comunidad gay.

Facebook y representantes de la comunidad de lesbianas, gays, bisexuales y transgénero llegaron a un acuerdo, dejando que la gente use nombres asumidos, pero que son objeto de verificación.