CRÓNICA | POR JOSÉ MANUEL VALIÑAS

Navidad en Disneyland

Estados Unidos

Llevar a los niños a los parques de Disney es una aventura que no sólo se merecen ellos, sino uno mismo, sobre todo si se está dispuesto a volver a ser un pequeño torbellino fascinado con cada uno de los detalles de este destino.

 


Los Ángeles

Acompañando a un grupo de periodistas, llegamos a la ciudad de Los Ángeles para transportarnos de inmediato a Anaheim, a escasos 40 minutos y hospedarnos en el Disneyland Hotel, uno de los tres que se encuentranen el conjunto de Disneyland, que abarca además dos imponentes parques temáticos: Disneyland y California Adventure.

No tardé demasiado en darme cuenta que el segundo está dirigido a gente un tanto mayor, aunque, como todo aquí, es para todas las edades. Sobre todo tratándose de las atracciones del primer parque, empezando por It’s a small world, la que va dirigida a los más pequeñines pero que acaba conquistando la emoción de todo mundo.

De hecho, en esta temporada It’s a small world está adornado con más de 300 mil luces brillantes y este año se incluyó el reloj sonriente, ubicado en la fachada, con un nuevo espectáculo. Al anochecer, cada cuarto de hora, la fachada de la atracción se transforma en un mecanismo de relojería enorme graciasa la tecnología de proyección en 3D. Los engranajes y resortes se mueven para revelar un mundo de sorpresas navideñas oculto detrás del reloj.

Como esa atracción, otras muchas se suman a la diversión, desde el paseo en el barco pirata, hasta Mickey & the Magical Map, el show que atrapa la fascinación de la gente porque el inmortal ratón se mete a un mapa mágico.

 

La mejorépoca

Ir en esta época del año es especial, porque el conjunto completo está adornado de motivos navideños que resultan una ensoñación para los niños. La fantasía de la Navidad, los árboles, los regalos, etcétera, se junta con la fantasía en sí que es estar en el lugar en el que se cumplenlos deseos de los niños.

En la sección de Jingle Jamboree los pequeños se pueden tomar fotos con los personajes de Disney y hacer sus propias galletas de jengibre. Pueden hacer su carta a Santa Claus y dársela directamente, tomándose la foto con él. El secreto para gozar aquí es hacer que salga el niño interiorde cada quién y regocijarse con todo lo que se divierten los niños.

Las atracciones clásicas de Magic Kingdom (que es donde se encuentra el castillo de Cenicienta), como The Haunted Mansion, JingleCruise, Cars Land, Buena Vista Street o Bugsland, están completamente decorados. Uno no se debe de perder el desfile A Christmas Fantasy, y quedarse hasta el espectáculo de fuegos artificiales, Believe in Holiday Magic, mientras nieva a todo lo largo de Main Street, sea natural o artificialmente, aquí uno nunca sabe cuál es la diferencia.

En Cars Land, la reproducción de Radiators Springs,se encuentra por estas fechas un curioso auto de nieve, y todos los locales ubicados a lo largo de la Ruta 66 (Flo’s V-8 Café, Fillmore’s, Cozy Cone Motel, Luigi’s Casa della Tires y muchos más) lucen una decoración festiva que reflejala personalidad del personaje de “Cars” que vive allí.


VivaNavidad

Mad T Party, es otro must: el centro de la nueva diversión invernal en Disneyland, una fiesta inspirada en 'Alicia en el país de las maravillas'. Luego hay que dirigirsea Winter Dreams, el nuevo espectáculo de World of Color, el show acuático en el que se reproducen momentos inolvidables de los personajes de Disney proyectadosa través de chorros de agua.

Otro de los atractivos importantes y originales para esta temporada es 'Viva Navidad', frente a la rueda de la fortuna, una reproducción de las tradiciones mexicanas en pleno parque de diversiones: con mariachi, grupo jarocho y puestos de tamales, pozole y demás antojitos mexicanos, que estará todos los días durante toda la temporada. De hecho, siguiendo al pie de la letra la tradición, el 6 de enero se va a partir una rosca gigante como parte de las celebraciones de Viva Navidad.

Y, por supuesto, no hay que perderse la visita al distrito Downtown Disney qu etambién está imbuido del espíritu festivo en Downtown Disney Winter Village. En las pintorescas casas los pequeños encontrarán regalos y un enorme árbol deNavidad. También podrán patinar sobre hielo en la nueva pista Olaf’s Frozen Ice Rink.


La Haunted Mansion Holiday, o la casa embrujada, presenta en estas fechas una fiesta disparatada que mezcla las tradiciones de la Noche de Brujas y la Navidad. Jack Skellington, el protagonista macabro pero bien intencionado de la película Tim Burton’s The Nightmare Before Christmas se apodera de Haunted Mansion para transformarla con su visión tan particular, dedicada a las fiestas. En suma, este viaje es un evento que para los niños no tiene fin y que, más que nada, recordarán por el resto de sus vidas… lo mismo que sus acompañantes.