"Espuma del Nazas", cerveza artesanal de alta calidad

Dos jóvenes emprendedores comparten su historia en la búsqueda de ganarse un sitio dentro de esta creciente industria y su afán de hacerlo con una clara identidad lagunera.
Espuma del Nazas, cerveza artesanal e insignia de la casa.
Espuma del Nazas, cerveza artesanal e insignia de la casa. (Aldo Cháirez)

Torreón, Coahuila

Se recuerda a sí mismo, una mañana, leyendo la contraportada de Milenio Laguna. En la fantástica recuperación histórica que realiza la reportera Cecilia Rojas desde la hemeroteca, Pipe Llorens conoce que existió una cerveza lagunera denominada la Espuma del Nazas y decide recobrar el nombre para tener una cheve con identidad comarcana de gran sabor.

Por su parte, Emilio Hernández coincidió con Pipe después de viajar a Alemania para estudiar el arte de la cervecería. Al aliarse iniciaron la fabricación con dos ollas tipo tamaleras a las que les adaptaron dos llaves dosificadoras.

De un capital semilla de 500 pesos ahora con la marca Espuma del Nazas y sus variedades, han invertido casi medio millón de pesos para colocar la primera industria en los últimos cincuenta años sobre la avenida Colón.


Orgullosos de lanzarse a una aventura que formó una pequeña pero sólida industria, Emilio Hernández y Pipe Llorens, explican lo que representa hacer cerveza artesanal desde Torreón.

¿A quién se le ocurrió tomar ese nombre?

Responde Pipe: "A mí. Siempre me pongo a leer el periódico, de hecho en Milenio vi eso de que la Espuma del Nazas era una cervecería de hace muchísimo tiempo".

"Busqué el historial y sale que 'Nada como un buen puro en la Plaza de Toros tomando una cerveza Espuma del Nazas'. El nombre me gustó mucho porque es 100 por ciento de la región y nosotros estamos con esa ideología, local e independiente, de hacer nuestra propia cerveza".

Las grandes industrias cerveceras se instalaron en Torreón en la segunda mitad del siglo pasado y fue Grupo Modelo quien impulsó la producción a gran escala al inaugurar su planta el 23 de abril de 1967.

Pero Pipe Llorens explicó que incluso había una cervecería en Lerdo que se llamaba Cruz Blanca, originaria de Chihuahua. Eso también lo descubrió al leer Milenio.

"Mi amigo estudió cómo hacer cerveza en Alemania, se graduó, el maestro se llama Emilio Hernández y estuvo trabajando un año entero haciendo cerveza en un pueblito. Desde joven tuve la espina de hacer mi propia cerveza.

"Yo tengo mi bar, La Perla, que es una mezcalería y él tenía su bar, El Danés, empezaba a hacer su cerveza en su casa y la probé y dije: 'Órale, esa cerveza no se prueba en ningún lado'".

Convencidos del éxito que tendrían exploraron el mercado nacional. Durante el 2014 acudieron a la Expo Cerveza Artesanal en México, pudiendo verificar que existen más de 200 tipos de cervezas de gran calidad.

Acerca de la producción de la Espuma del Nazas, el par de emprendedores cuentan su historia.

¿Cuándo comenzaron a producir?

"Hace un año y medio empezamos a producir con este equipo que ven ahí", contesta Emilio.

"Es el equipo inicial, básico para una cervecería y después fuimos agregando los tanques de fermentación que son los que nos ayudan a hacer una cerveza especial porque controlamos la temperatura. Algo que pasó aquí muy curioso con nosotros es que por ejemplo, estos equipos cuestan una millonada en otros lados pero nosotros adaptamos maquinaria de la industria lechera".


¿Cuánto invirtieron?

"Aquí nos costó una fracción, porque como estaba todo el rollo de la leche y de la ganadería, lo que hacen para pasteurizar la leche es similar a los equipos que tenemos aquí nosotros. Entonces compramos equipos locales, reciclamos, revisamos establos, nos aventuramos para buscar los equipos que servían y los tomamos".

"Ahorita llevamos ya un quinientón, medio millón, pero al principio empezamos en casa de Emilio con dos ollas que adaptamos, fuimos con un herrero a que le pusiera una llave", expone Pipe Llorens.

La inversión fue sostenida y tenía un propósito: Mantener el cariz artesanal del producto que fabrican pero darle calidad. Así, compraron una planta purificadora de agua, adaptaron al negocio un cuarto frío y compraron más equipo para la molienda. La producción masiva de cerveza es de esta manera un paso firme.

Emilio Hernández precisó que aunque la producción semanal alcanza los 500 litros, la capacidad máxima de esta empresa es del doble. Atrás quedó la producción de 20 litros en su cocina, moliendo malta de manera rudimental.

En cuanto a la diversificación, el maestro cervecero comentó que mantienen dos líneas de lager, una tipo Viena de color marrón y una clara tipo California. Consideradas las más consumibles, fueron elaboradas con cebada, en tanto que otras cuatro tipo lager son creadas con una fermentación más alta y con un perfil variado que pueden derivar en sabor de trigo o chocolate, por mencionar algunas.

"Los grados de alcohol van desde los cinco a los siete grados. El estilo es lo que marca el porcentaje de alcohol y ahorita estamos satisfechos con eso pero la cervecería es una onda muy de experimentar y se fueron creando los estilos por la temporada. Ya que tengamos nivelada la producción vamos a empezar a hacer cervezas especiales".

¿Hay conflicto con el clima de la región para la producción cervecera?

"El calor nos obliga a comprar un equipo especializado para controlar la temperatura, que la levadura es un caballito de batalla, es un organismo vivo que es el que convierte el azúcar en alcohol y si no le controlas la temperatura hace lo que quiere" apuntó Emilio quien precisó, "entre shock de frío, la claridad de la cerveza se garantiza".


EL CONCEPTO

Si bien marcas como Minerva, cervecería originaria de Jalisco con una gama de productos altamente especializados, ha marcado pauta en cuanto al consumo de cervezas no comerciales de gran sabor, en Torreón apenas comienzan a abrirse negocios especializados en cerveza artesanal.

Uno de los primeros sitios en donde se comercializaron fue "The Beer Box", franquicia que detenta el director de Desarrollo Económico Municipal, Jaime Russek Fernández.

Aunque originalmente se abrió el primer negocio sobre el bulevar Independencia, a poca distancia del Nudo Mixteco, a la fecha solo se mantiene abierta la sucursal ubicada sobre el Paseo de la Rosita, en un conocido hotel.

Mantener un negocio especializado en el rubro se convierte en toda una odisea si se considera que la cerveza más barata del sitio oscila por los 25 pesos y que una de gran sabor puede estar por encima de los 100 pesos. En ese sentido el esfuerzo de Emilio Hernández y Pipe Llorens es notable.

Llorens detalló que para crear todo un concepto debieron acudir a los amigos. Al incursionar en la música, Pipe se apoyó en los chavos que realizaron el Festival Waco, encuentro de música independiente, con el propósito de que les fueran diseñadas las etiquetas de las cervezas de la Espuma del Nazas.

Con especialización en cerveza de barril, la Espuma del Nazas tiene clientes potenciales en el Distrito Federal. Los muchachos aseguran que ya abrieron plaza en una franquicia de alitas que solo en la capital tiene 14 sucursales y en el Cine Tonalá, espacio independiente para cinéfilos.

De esta manera comienzan a circular las cervezas Tolvanera, brown ale con 6 grados de alcohol, la Laguna Negra, que es una portter con malta de chocolate, especial para el invierno y la Espuma del Nazas que se puede probar en los bares Black Bull, La Perla y Garcés.


EL "BEER GARDEN"

Para hacerle un verdadero santuario a la cerveza lagunera, estos empresarios consideran que sobre el Paseo Colón y aledaño a su fábrica, se podría instalar un "Beer Garden" y una de las ventajas del sitio será que se tomará únicamente cerveza de barril.

Al compartir el espacio con otras marcas cerveceras, se podrá disfrutar de cerveza artesanal proveniente de Colima, San Miguel de Allende y otras provenientes de Monterrey.

"Nuestra especialidad es hacer lagers pero sabemos que hay gente con otro tipo de cervezas y son muy buenos", indicó Emilio.

En tanto que Pipe explicó que la marca Rarámuri produce una cerveza oscura que se llama Lágrimas Negras. Lo curioso es que su creador es un joven originario de Torreón de nombre Sergio Michel.

"Al chavo que produce la Lágrimas Negras lo conocimos en la Expo Artesanal porque probó la nuestra y le encantó y nos dijo que era de Torreón. Para diciembre, hemos pensado hacer una cerveza juntos porque Rarámuri es de las primeritas y llevan 12 años haciendo chela".

En la Comarca Lagunera existe otra joya cervecera artesanal. Originaria de Gómez Palacio, fue bautizada con el nombre de Caperuza es la segunda cerveza que se genera dentro de esta nueva generación, que se caracteriza por su solidaridad y apoyo.

Emilio concluye que la cerveza artesanal no es algo nuevo pero es una respuesta ante la necesidad de contar con productos de calidad toda vez que, de acuerdo a la población de Torreón y de la zona metropolitana, al menos debería haber 20 cervecerías, sin embargo, son cuatro productores y podría instalarse otra más antes de concluir el año.